Virgilio

Virgilio

Inicio » Biografías » Virgilio

Virgilio fue un poeta latino del siglo I a.C., autor de la Eneida, el gran poema épico de la Roma clásica. Vivió uno de los períodos más atormentados de la historia de Roma, la guerra civil entre César y Pompeyo, el cual termino con el asesinato del primero y las posteriores luchas intestinas entre el partido republicano, representado por el Senado, y los herederos de César, unidos bajo Octavio. Este último sería posteriormente emperador con el nonbre de Augusto, y mantendría una estrecha relación con el poeta. El horror a la discordia civil y el amor a la paz y el orden marcarán todas sus obras.

Datos de la vida de Virgilio

70 a.C. Nace en Andes, provincia de Mantua.
50 a.C. Sus bienes son confiscados por los ejércitos de Antonio.
43-39 a.C. Compone las Bucólicas y comienza la redacción de las Geórgicas.
40 a.C. Pertenece al círculo del emperador Octavio Augusto y traba relación con el poeta Horacio.
29-19 a.C. Redacta la Eneida, que no llega a dar por acabada.
19 a.C. Al retornar de un viaje a Grecia, fallece en Brindisi.

Virgilio tenía veinte años cuando Julio César cruzó el Rubicon y llegó con su ejército hasta Roma. Desde su Mantua natal, primero, y más tarde desde la capital del imperio, asistió a las prolongadas contiendas civiles prologadas en su infancia por el enfrentamiento entre Mario y Sila, seguidas por Pompeyo y César, acentuadas dramáticamente tras el asesinato de César por Bruto en el 44 a.C. y terminadas con el triunfo de Octavio Augusto sobre Antonio el 31 a.C.

Virgilio
Virgilio

Pero Virgilio no es sólo testigo de las guerras civiles que despoblan el campo; durante su época la vida intelectual era floreciente y rica, semejante, para algunos, a la de los salones y círculos franceses de los siglos XVII y XVIII. De este modo, el joven mantuano se convierte en receptor exquisito de la actividad de círculos literarios cuyos primeros animadores fueron poderosos como Escipión Emiliano y, durante la vida de Virgilio, el fabuloso Mecenas, íntimo amigo de Augusto y también de Horacio.
Publio Virgilio Maro nació en Andes en el campo mantuano, el 15 de octubre del ano 70 a.C.. Las biografías clásicas, basadas en leyendas e inferencias extraídas de su obra tanto como la del mismo Horacio, lo describen oriundo de una familia modesta de campesinos, ligado estrechamente a la vida de la tierra. Su aproximación a la capital del imperio fue gradual; se cree que estudió en las escuelas de Cremona y Milán antes de llegar a Roma, en donde, al principio, fue alumno del epicúreo Sirón. Actualmente se considera que estuvo en temprano contacto con la aritmética pitagórica y que, en la misma Mantua, sus estudios fueron impulsados por mecenas tan ricos como los gobernadores de la Cisalpina Polión y Varo. Así, desde su primera juventud Virgilio goza de la intimidad de políticos y militares; su vínculo con el poder participó de la proximidad que otorga el contacto cotidiano y la honrosa independencia en lo intelectual. Ya en Roma, bajo la tutela del retórico Elpidio, continúa la redacción de las Bucólicas, probablemente comenzadas en Mantua entre el 44 y el 43 a.C.
A los veintiocho años se encuentra,en la capital. Vive retirado, todavía lejano a los círculos del poder de Augusto. En el 40 a.C. las fuerzas de Augusto confiscan las tierras mantuanas de Virgilio para entregarlas a los veteranos según era costumbre. Poco después, el mismo Octavio ordena que les sean devueltas. El hecho marcará el inicio de la amistad entre ambos; en el 39, cuando Virgilio publica las Bucólicas (entre las cuales se encuentra la IV, que la cristiandad interpretó como un anuncio de la venida del Mesías) su fama se acrecienta. A los treinta años, Virgilio es un hombre solitario, que no participará jamás en actividades políticas y militares, no se casará y sólo acrecentará su círculo de amistades con Horacio, Mecenas y los mejores hombres del entorno de Octavio Augusto.

La Eneida como epopeya romana

El cambio de sus costumbres sociales sólo es notable por un dato lateral. Entre el 39 y el 29 a.C. compone las Geórgicas, patrón imperecedero de la exaltación de la belleza de la vida campesina, en las que abandona la impronta alejandrina patente en su primera obra y en las que ya puede adivinarse el ímpetu épico de la Eneida; antes de publicarlas se las lee directamente a Augusto.
Un largo proceso de exaltación patriótica había tenido lugar en Roma; en el año 31 Octavio consigue el fin de las guerras civiles y la consolidación del imperio. Virgilio saluda la paz duradera y el retorno a los valores religiosos ligados a la vida campesina. Dos años más tarde, cuando la paz esta consolidada, comienza su gran obra, la Eneida, epopeya de los romanos que, siguiendo el modelo homérico de la Odisea, cifraba en el Olimpo griego el origen de su etnia. Emblema de la épica culta, será profusamente imitado durante la Edad Media y el Renacimiento.
Durante once años Virgilio se dedicó a este poema. En el 19 a.C. interrumpió momentáneamente su redacción y decidió emprender un viaje a Grecia con la probable intención de conocer el paisaje en el que transcurriría una parte de las aventuras de Eneas, su héroe y mítico fundador de la estirpe de los romanos. Durante el viaje contrajo unas fiebres. Enfermo y agotado, pudo llegar hasta Brindisi, donde se dice que, ya consciente de que se aproximaba su fin, ordenó que se quemara el inacabado poema, a lo que el emperador se opuso. Otros atribuyen a su amigo Vario la conservación del poema. La leyenda fija el 21 de septiembre la fecha de su muerte, y afirma que sus restos fueron trasladados a Nápoles y que fueron inhumados en una colina junto al camino a Puteoli. Había recibido la toga viril a los diecisiete años, el mismo día en que murió Lucrecio.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No hay votos aún) ¡Sé el primero!