cultura hebrea Abraham

Cultura Hebrea

Inicio » Edad Antigua » Cultura Hebrea

La cultura Hebrea o judíos quienes formaban la cultura Hebrea se asentaron en la región de Palestina, territorio que forma en la actualidad Israel, llamada en la antigüedad el País del Canaán o Tierra Prometida. Estaba situada al sur de Siria, en el Asia Menor.
Limitaba por el norte con fenicia y Siria por el sur, con el desierto del Sinaí; por el este, con el desierto de Arabia; y por el oeste, con el mar Mediterráneo.

mapa cultura hebrea
Mapa de la Cultura Hebrea

1. Descripción

Palestina comprende unos 25000 km2 de superficie. Está atravesado por el río Jordán, que recorre de norte a sur. Este río nace en el monte Hermón y desagua en el mar Muerto, a 400 metros bajo el nivel del mar.
En el mar Muerto no existe vida animal ni vegetal, por que sus aguas están cargadas de sal y betún. Sus orillas demuestran haber tenido gran actividad volcánica, la que es relacionada con la tradición bíblica con la desaparición de sodoma y Gomorra.
La mayor parte de su territorio es árido o desértico; pero sus colinas están cubiertas de bosques, como los montes Tabor, Nebo y los Olivos. Su clima es caluroso y seco. Sus suelos son propicios para el pastoreo y el cultivo de vid, higuera y olivo. Sus tierras fértiles son escasas y se localizan a lo largo del río Jordán.
En la antigüedad, Palestina comprendía tres regiones: Galilea, al norte, con su capital Nazaret; Samaria, al centro, con su capital Samaria; y Judea, al sur, con su capital Jerusalén.

2. Evolución histórica

2.1 Antecedentes históricos

Los primeros habitantes que se establecieron en Palestina fueron los cananeos, de origen semita, aproximadamente en el tercer milenio a.c. Estos pobladores primitivos tuvieron que soportar los ataques constantes de las tribus del desierto que ambicionaban sus tierras, por su fertilidad, hasta que en los siglos XIV y XV a.C. tuvieron que ceder al avance de la cultura hebrea.
Los hebreos o judíos formaban una tribu de raza semita que vivían en la región de Ur, en el valle de la Mesopotamia. 2000 años antes de Cristo abandonaron la región de Ur y se trasladaron a Siria. Algunas tribus avanzaron llevando sus rebaños y se infiltraron en la región de Canaán, donde recibieron el nombre de hebreos, que significa: “desde allá, el que viene del más allá del Eufrates”. Posteriormente algunas tribus judías, aprovechando la conquista de Egipto por los icsos, semitas como ellos, se instalaron en el delta del río Nilo, donde permanecieron durante 500 años. Después de la expulsión de los icsos, los israelitas quedaron en cautiverio, obligados a trabajos forzados y perseguidos, por los egipcios.

Mapa Migraciones Hebreos
Mapa de la migración de los Hebreos

2.2 Periodos de su historia

El pueblo hebreo, a través de su historia, ha pasado por tres períodos: el de los Patriarcas,el de los Jueces y el de los Reyes.

2.2.1 Período de los Patriarcas

Se llama así al período en que las tribus hebrea eran gobernadas por los ancianos a quienes se les llamaban patriarcas. El Patriarca era el jefe, y como tal, ejercía la máxima autoridad sobre las personas y bienes. También era el padre, juez, sacerdote y jefe del ejército.
Entre los patriarcas destacaron: Abraham, Isaac, Jacob, José y Moisés.

a. Abraham

Abraham fue el primer patriarca. Nació en la ciudad de Ur, en mesopotamia. La biblia nos relata que a los 75 años este patriarca oyó la voz de Dios, que le ordenaba abandonar la tierra de Ur para conducir a su pueblo a la tierra prometida o país del Canaán. Los historiadores aseguran que dicho acontecimiento ocurrió en el reinado de Hamurabi, hacia el años 2050 a.C.

b. Jacob

Jacob fue hijo de Isaac y Rebeca, llamado también Israel, que quiere decir el que lucha con Dios. Se casó en Caldea y se trasladó a Palestina. Tuvo 12 hijos. Ellos fueron los fundadores de las 12 tribus de Israel. Uno de ellos, llamado José, era el que tenía todas las preferencias de su padre, lo que generó la envidia de sus hermanos, quienes lo vendieron a unos mercaderes. Estos, a su vez, lo vendieron a Putifar, funcionario egipcio.
En cierta ocasión, el faraón Apopi había soñado que siete vacas gordas eran devoradas por siete vacas flacas. Ante el fracaso de los mejores adivinos del imperio, José interpretó acertadamente este sueño, manifestando que a siete años de abundancia, en el que se tendría que reservar los excedentes de cosecha, le seguirían otros siete años de sequía y miseria. El faraón maravillado por la interpretación lo nombró ministro. Después de algunos años, llegó la hambruna y miseria anunciadas. Un día, José reconoció a sus hermanos que habían llegado en busca de granos. Este también se hizo reconocer, los perdonó y los mandó que trasladasen a su anciano padre Jacob, para instalarlo en las fértiles tierras del delta del río Nilo.

c. Moisés

Los israelitas se multiplicaron en Egipto y debido a su origen despertaron odio y recelo de los faraones. Fueron sometidos a la esclavitud y a realizar trabajos forzados, como la construcción de gigantescos templos, palacios, pirámides y caminos. En estas circunstancias apareció Moisés para liberar a su pueblo.
La Biblia manifiesta que el faraón ordenó, ante el incremento del pueblo hebreo que fueran sacrificados los recién nacidos. Una mujer de la tribu de Levi escondió a su hijo en una cesta embreada y lo depositó en el río Nilo, en el lugar en que acostumbraba bañarse la hija del faraón. La referida princesa encontró el cesto con el niño, dispuso su rescate y le puso el nombre de Moisés, que quiere decir salvado de las aguas.
Cuando este patriarca tenía cuarenta años, Dios se le apareció y le ordenó liberar a los hijos de Israel del yugo egipcio.
La partida del pueblo hebreo hacia el desierto del Sinaí hasta la “tierra prometida”. En el viaje, Moisés consolidó el monoteísmo religioso con la que hace que su pueblo crea en un solo Dios al recibir los 10 mandamientos de Jehová en el monte Sinaí.

Moises Exodo
Moises el éxodo

2.2.2 Periodo de los Jueces

También llamado del “afianzamiento nacional”. Los hebreos se constituyen como nación por primera vez. Moisés murió antes de entrar en Canaán, la “tierra prometida”. Josué guió al pueblo en su conquista ya que estaba ocupada por otros pueblos. La cultura hebrea logró tomar posesión en el siglo XII a. de C. conducida cada tribu por un jefe militar y religioso llamado Juez. Adoptaron la forma de vida sedentaria formando pueblos y ciudades.

Los Jueces que gobernaron Israel son:

  • Otoniel: (Jue 3:7-11)
  • Aod: (Jue 3:15)
  • Samgar: (Jue 3:31)
  • Débora (Y Barac): (Jue 4-5)
  • Gedeón: (Jue 6-8)
  • Tola: (Jue 10:1)
  • Jair: (Jue 10:3)
  • Jefté: (Jue 10:6-12:7)
  • Ibzán: (Jue 12:8)
  • Elón: (Jue 12:11)
  • Abdón: (Jue 12:13)
  • Sansón: (Jue 13-16)
  • Sacerdote Elí: (1Sam 4:18)
  • Samuel: (1Sam 7:15)

Entre los principales encontramos a los siguientes:

a. Débora

Uno de los primeros jueces fue una mujer , ella era profetisa y fue famosa por sentarse bajo una palmera donde cualquiera podía buscar su consejo y desde donde emitía las órdenes de batalla.
Barak, el mayor guerrero de esa época, se negaba a ir a la batalla sin ella. Juntos dirigían a las tropas en contra del ejército canaanita que era mucho más grande y que estaba apoyado por 900 carrozas de hierro, mientras que Israel no contaba con ninguna.
En la víspera de la batalla, Barak dudaba si los guerreros israelíes podrían pelear frente a este oponente tan fuerte, pero Déborah se mantuvo firme. Una tormenta inesperada se desató en el cielo y el aguacero resultante convirtió el terreno en barro; el hierro de los carros quedó atascado y los canaanitas entraron en pánico.
De esa forma, se cumplió la profecía de Déborah, que decía que “éste es el día en que Dios entregará a Sisera en vuestras manos*.

b. Gedeón

El cual significa “Destructor”, “Guerrero poderoso”, fue un juez y guerrero del Antiguo Israel. Fue el quinto de los jueces del pueblo judío y es considerado como uno de los más sobresalientes por la magnitud de su “obra guerrera” contra uno de los pueblos enemigos de Israel: los madianitas. Hijo de Joás de la tribu de Manasés.
En sustancia, la vida de Gedeón se sitúa tras el asentamiento de los judíos en el llano de Ofrá donde habían asimilado los cultos idolátricos de las poblaciones aledañas. Tras esa infidelidad, Yahveh les habría castigado enviando tribus nómadas y grupos de amalecitas y madianitas a hacerles la guerra. En esos combates, dos hermanos de Gedeón habrían sido asesinados. Los israelitas se arrepintieron y pidieron perdón. Yahveh envió a su ángel a hablar con Gedeón para anunciarle que sería el libertador de su pueblo. Éste pidió una prueba, tras un diálogo algo sarcástico con el ángel. Este último le dio la prueba que pedía abrasando un sacrificio con fuego milagroso. Al día siguiente Gedeón destruyó el altar de Baal y ante la indignación del pueblo, Joás, su padre, le defendió diciendo que si Baal era dios, se encargaría de castigar el sacrilegio. Desde ese día fue conocido como Gedeón Jerobaal.

c. Jefté

Hijo de Galaad, Jefté fue desheredado y expulsado por sus medio hermanos, por lo que se trasladó a la región de Tob. Sin embargo Los ancianos de Galaad intentaron convencerlo que los liderara en la guerra contra los amonitas, iniciada poco tiempo antes, a lo que Jefté se negó, a menos que después de la guerra conservara la posición de liderazgo, cosa que los ancianos aceptaron.
Jefté, luego de haber amenazado a los amonitas juró que el primero que atraviese la puerta de mi casa para salir a saludarme después de mi victoria sobre los amonitas, será para Yahveh y lo sacrificaré por el fuego o cualquiera que me saliere a recibir de las puertas de mi casa, cuando volviere de los Amonitas en paz, será de Jehová, y le ofreceré en holocausto.
Luego ganó la batalla con facilidad. Al volver victorioso, lo sale a recibir su única hija. Él se lamenta (rasga sus vestiduras), pues no puede echarse atrás en su promesa. Su hija le dice que debe honrar su promesa. Le pide a su padre llorar su virginidad por dos meses, y vuelve a cumplir el voto, a diferencia del sacrificio no realizado de Abraham (impedido por un ángel), el de Jefté sí fue consumado, pero no precisamente como se infiere, sino como dedicación de su vida a Dios prescindiendo del matrimonio.

d. Sansón

Sansón fue un juez famoso por su fuerza de superhéroe y por conducir la pelea contra el mayor enemigo de Israel: los filisteos.
Sansón, que juzgó a Israel por 20 años, fue uno de los que se enfrentó a los filisteos. Él era un nazir (que es una forma de penitencia en la que la persona se abstiene temporalmente de cortarse el pelo y de beber vino).
Para debilitar a los filisteos, fingió unirse a ellos, tomando deliberadamente a una mujer filistea como esposa llamada Dalila, ella se dio cuenta de que Sansón era la principal amenaza para su pueblo. Después de muchos intentos fallidos y muchas súplicas, ella finalmente logró que Sansón le revelase el secreto de su fuerza sobrenatural, luego de lo cual le cortó el pelo mientras dormía. Como resultado, los filisteos pudieron capturarlo, cegarlo y encerrarlo en prisión.
Cuando el cabello de Sansón creció, su fuerza sobrenatural regresó.
En la ejecución publica de sansón este derribó las columnas del templo, con lo que la construcción colapsó, matando a todos los que estaban adentro.

sanson y Dalila
Sansón y Dalila
e. Samuel

En el tiempo en que apareció Samuel, el pueblo judío había pasado cerca de 400 años sin un liderazgo central.Cuando Samuel era joven, viajaba por la tierra dictando la ley judía y dando consejos al pueblo, pero ahora que había envejecido, ya no lo podía hacer. Mientras tanto sus dos hijos, que habían asumido su rol, probaron no ser queridos por el pueblo.
Entonces fue enviada una delegación para pedirle a Samuel que ungiese a un rey en su lugar:
Y le dijeron “He aquí que tú has envejecido, y tus hijos no andan en tus caminos. Ahora pues. Pon sobre nosotros un rey que nos juzgue, como todas las naciones.
Samuel no lo quería hacer, pero Dios le dio el visto bueno y encontró un rey para el pueblo.
Y así es como se cerró el período de los Jueces. Samuel actuó como líder por 13 años y en los dos últimos dirigió al pueblo judío junto con el primer rey judío, cuyo nombre era Saúl.

2.2.3 Período de los reyes

Se denomina así al período en que los hebreos eran gobernados por los reyes. Surgió por la necesidad de unificar y defenderse contra sus enemigos, los filisteos de la costa y los nómades del desierto, para lo cual contaron con un gran espíritu de solidaridad, unidad religiosa y el ejemplo de las grandes monarquías de Egipto y Mesopotamía.
Los principales reyes fueron: Saúl, David y Salomón.

a. SAÚL

Fue nombrado rey a petición del pueblo. Durante su gobierno organizó un magnífico ejército, que le permitió a la cultura hebrea vivir en paz y asegurar sus fronteras. Convertido en brillante guerrero, combatió a los filisteos y a los nómades del desierto.

b. DAVID

Se hizo famoso por su valiente hazaña de dar muerte con su honda al gigantesco guerrero filisteo llamado Goliat.
David fue un rey profeta, verdadero creador del Estado Hebreo. Fundó la capital del reino en los restos de las fortaleza de jebús, a la que llamó Jerusalén, ciudad que fue símbolo de la unidad religiosa y política del pueblo judío. Condujo con gran pompa a esta ciudadela el Araca de la Alianza.
Este era un cofre de cedro, donde los hebreos guardaban las Tablas de la Ley, que celosamente habían conservado durante sus andanzas por el desierto.
El rey profeta había establecido un poderoso ejército con el cual sometió fácilmente a sus enemigos (filisteos, moabitas, madianitas, amalecitas, amonitas y sirios). Durante su gobierno el dominio de la cultura hebrea se extendió desde el río Eufrates hasta el mar Rojo, con excepción de Fenicia.
La aparente unidad del Estado de Israel fue turbada por conspiraciones palaciegas contra David, hasta el punto de que su hijo Absalón se sublevó contra su autoridad. David puso vencerlo gracias a sus mercenarios, quienes le dieron muerte. Esta muerte le causó profundo pesar y le inspiró admirables poesías.

David y Goliat
David y Goliat
c. SALOMÓN

A la muerte de David le sucedió en el trono su hijo preferido Salomón. En su reinado, los hebreos adquirieron un gran desarrollo material, particularmente en la actividad comercial, con cuyas riquezas embellecieron su capital y construyeron el templo de Jerusalén, en siete años.
Este templo se edificó según las indicaciones de David, en el lugar donde se encontraba el Arca de la Alianza, por artesanos cananeos y fenicios. Sus muros eran de grandes bloques de piedra y los ensamblajes, de cedro dorado y esculpido.
El templo comprendía un recinto de acceso público; un patio atrio de los sacerdotes, en el cual había un altar para los sacrificios y una fuente de bronce con agua para las purificaciones; y un santuario que se dividía en dos cámaras: en una adornada por diez candelabros de siete brazos, se quemaba incienso; en la otra, se guardaba el Arca de la Alianza.

2.3 El Cisma

Se denomina cisma a la división del pueblo hebreo en dos reinos: el de Israel y el de Judá. Esto se debió a que las tribus de la región central y del norte se negaron a pagar los tributos implantados por Salomón.

2.3.1 El reino de Israel

Comprendía las diez tribus del norte y aclamaron por rey a Jeroboan. Este reino era mas extenso y poderoso que Judá. Su capital fue la ciudad de Samaria.
Sus soberanos contraían matrimonio, en algunas oportunidades con princesas extranjeras, permitiendo la penetración de nuevos religiosos.

2.3.2 El reino de Judá

Comprendía las dos tribus del sur: Judá y Benjamín, que permanecieron fiel a su rey Roboam, hijo de Salomón y heredero legítimo del reino. Tenía por capital a la ciudad de Jerusalén. Conservaron y desarrollaron las enseñanzas bíblicas.
Ambos reinos vivían en constantes contradicciones internas. Estas querellas generaron, en Israel y Judá, la aparición de los profetas.

2.4 Los Profetas

Los profetas eran hombres de condición humilde; una especie de oradores populares, inspirados por Dios. Lucharon ardorosamente por defender la pureza de la religión hebrea. Vivían retirados en el desierto y en las montañas dedicados a la meditación y a la oración. Visitaban también a las tribus, predicando profecías y penitencias o recordando al pueblo sus deberes para con Jehová. Anunciaban severos castigos para aquellos que incumplieran el Decálogo de los mandamientos de Dios.
Los principales profetas fueron: Elías, Amós, Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel.

ELIAS

Este profeta acusó al rey Acab de Israel de haber traicionado la religión y profetizó su muerte, quien efectivamente murió a los pocos años en una batalla campal.

AMOS

Fue un predicador religioso en el sur de Palestina. Fustigó el lujo de los potentados, su corrupción, su avaricia y su crueldad para con los desposeídos.

ISAIAS

Vivió en Judá, exaltó el sentimiento religioso y profetizó la ruina de Samaria y Jerusalén.

JEREMIAS

Afirmó la universalidad de Jehová y anuncio la caída de Jerusalén en manos de Nabucodonosor. Escribió sus famosos versos de dolor y tristeza en su obra denominada las “Lamentaciones”. Jeremías hizo de la religión la base duradera de la nacionalidad judía, al margen de la independencia política.

EZEQUIEL

Apareció en la época del cautiverio, en Babilonia. Predicó la fe profunda en Jehová y el retorno del pueblo hebreo a la libertad y el esplendor.

2.5 Dispersión de los Judíos

2.5.1 Los dos reinos fueron absorbidos por los grandes imperios.

Israel fue conquistado por el poderoso ejército asirio, en el año 722 a.C.
Judá, mantuvo su independencia por más de un siglo y se libró de la conquista asiria. En el año 597 a.C. Nabucodonosor sometió al reino de Judá y redujo al cautiverio, en Babilonia, al rey y a las clases altas.
La destrucción del reino judío, repercutió sobre la vida política y sus propias creencias de los hebreos. Como consecuencia aparecieron distintas sectas que se disputaban entre sí, como la de los fariseos, saduceos y escenios.

Los fariseos, condenaban todas las prácticas supersticiosas y proclamaban la aplicación estricta del mosaísmo o la “ley de Moisés”.

Los saduceos, también defensores del mosaísmo. Negaban la inmortalidad del alma y los castigos y premios más allá de la vida. Además, aseguraban que la felicidad se conseguía con el goce de los bienes terrenales.

Los escenios, fueron pequeñas comunidades defensoras de la ley de Moisés y de una moral extremadamente severa.

La aparición de Cristo acentuó más estas diferencias religiosas, ya que muchos judíos abrazaron la nueva religión cristiana y otros, la combatieron.

2.5.2 La Diáspora

La diáspora es el proceso de dispersión de los judíos. Esto se produjo en el gobierno del emperador romano Tito, quien castigó una rebelión independentista judía, en el año 70 a.C. Después de apoderarse y saquear Jerusalén, muchos judíos fueron vendidos como esclavos y otros expulsados de su país, fueron diseminados por todo el imperio romano.

Los judíos no pudieron recuperar su libertad política, pues sufrieron sucesivas dominaciones de los persas, griegos, romanos, árabes,turcos e ingleses. Sin embargo, mantuvieron su nacionalismo judío a través de una fe profunda, sin mezclarse con poblaciones de origen distinto.

3. Organización Económica

La organización económica de los hebreos cambió cuando se establecieron en las tierras de Canaán. De pastores nómadas se convirtieron en agricultores sedentarios. Muchos llegaron a enriquecerse y convertirse en terratenientes, con servidumbre y numerosos esclavos.

3.1 La propiedad

La igualdad primitiva sobrevivió a través del año sabático, que consistía en que un año de cada siete, era necesario dejar en reposo los campos, cediendo a los pobres lo que la tierra produjera por sí misma.
También se celebraba el año del jubileo, fiesta solemne que realizaban cada cincuenta años(siete veces siete años) en la que además de dejar en reposo las tierras, volvían a sus dueños originales las fincas vendidas y recobraban su libertad los esclavos.

3.2 Producción Agropecuaria

Los hebreos se destacaron en agricultura y sobresalieron en el cultivo del trigo, la cebada, la vid, el olivo y las higueras. En sus campos pastaban cabras, asnos, ovejas y bueyes.

3.3 El Comercio

El comercio y la industria prosperaron especialmente durante el rey Salomón.
Se comercializaban mediante caravanas por tierra y por medio de embarcaciones con los pueblos del Mediterráneo Oriental y del mar Rojo, para lo cual contó con el equipamiento y guía de los fenicios.
– La tierra le proporcionaba trigo, aceite y miel que se cambiaban por la madera y productos manufacturados de Fenicia.
– Del misterioso país de Ophir (costa de Somalía, África), traían oro, piedras preciosas y maderas raras.
– Las especias y el incienso se importaban del reino de Saba (Arabia) a Palestina, que luego se distribuía en Egipto, Siria y Fenicia.
– Se establecieron relaciones comerciales entre Palestina y Tiro, ciudad fenicia que dominaba el Mediterráneo.

4. Aporte de la cultura Hebrea a la Cultura Universal

Los hebreos desarrollaron y aportaron al mundo, aspectos fundamentales de carácter religioso, hasta hoy día vigentes. Entre sus aportes tenemos: el monoteísmo, la biblia y el Decálogo.

4.1 El Monoteísmo

El pueblo hebreo tuvo la convicción de creer en un solo Dios Universal, llamado Jehová, creador de todas las cosas.

Esto fue producto de una larga evolución religiosa, cristalizada por Moisés, quien impulsó vigorosamente el monoteísmo durante 40 años de vida errante a través del desierto, luego del éxodo.

4.2 La Biblia

La palabra Biblia viene de la voz griega biblos, que significa libro. En efecto, la biblia es el conjunto de Libros Sagrados o Sagradas Escrituras del pueblo judío y de las religiones cristianas. Por su profundo contenido religioso, filosófico y literario, está considerado como la obra más hermosa de la humanidad. Se encuentra formando diversos libros, todos reunidos en un solo cuerpo. Se divide en dos partes: el Antiguo y el Nuevo Testamento.

biblia
La Biblia

4.2.1 El Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento es la historia de la civilización y cultura del pueblo hebreo, como elegido de Dios y depositario de sus promesas mesiánicas de salvación del mundo. Comprende los siguientes libros:

El Pentateuco: Es la primera parte y comprende cinco libros:

  • El Génesis,donde se relatan la creación del mundo, el diluvio y la historia de los patriarcas.
  • El Exodo, que explica la salida de Egipto del pueblo hebreo y la recepción de la Ley de Moisés.
  • El Levítico, que se refiere a la tribu de Leví y se recopilan las prescripciones del culto.
  • Los Números, donde se narra la marcha de los hebreos desde el Sinaí hasta Palestina.
  • El Deuteronomio, que contiene la segunda ley, referente a la justicia y el amor.

Los Proféticos: Es la segunda parte del Antiguo Testamento, formado por veintiún libros que relatan minuciosamente las predicciones de los profetas.

Los Hagiógrafos: Es la tercera parte del Antiguo Testamento, integrada por quince libros de carácter religioso, moral y poético.

El Talmud: Es el libro escrito por los judíos, varios siglos después del cautiverio, para afirmar y conservar sus creencias, amenazadas por el contacto con los extranjeros.

El Nuevo Testamento

El Nuevo Testamento es, para los cristianos, la historia de la realización y cumplimiento, en la persona de Cristo, de las antiguas profecías mesiánicas.

Esta parte de la Biblia fue escrita por los apóstoles de Jesús y comprende los cuatro Evangelios- la “buena noticia o buena nueva”- de San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, que narran la vida, pasión y muerte de Jesucristo. Además contiene “Los Hechos de los Apóstoles”, “Las Epístolas” y el “Apocalipsis” de San Juan.

El Decálogo

El Decálogo contiene las diez normas o mandamientos, que según la tradición bíblica, fueron entregados a Moisés en el monte Sinaí. Estas normas son las siguientes:

  1. Yo soy Jehová, tu Dios que te ha librado de la esclavitud de Egipto. No tendrás dioses delante de mí.
  2. No harás imágenes talladas (ídolos); ni te inclinarás a ellas, ni las honrarás.
  3. No tomarás en vano el nombre de Jehová, tu Dios.
  4. Te acordarás del día Sábado para santificarlo; trabajarás durante seis días, pero el sétimo no harás ninguna labor.
  5. Honrarás a tu padre y a tu madre, para que tus días se prolonguen sobre la tierra.
  6. No matarás.
  7. No cometerás adulterio.
  8. No robarás.
  9. No levantarás falsos testimonios a tu prójimo.
  10. No codiciarás la mujer de tu prójimo; ni su casa, ni nada que le pertenezca.
    tablas 10 mandamientos
    Tablas de los 10 mandamientos
¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (72 votos, 4,01 de 5)