desembarco normandia dia d

La batalla de Normandía

Inicio » Edad Contemporanea » La batalla de Normandía

La batalla de Normandía se inició el éxito espectacular de los desembarcos del día D, gracias, en buena medida, a una asombrosa campaña de engaño que despistó por completo a los comandantes alemanes. No obstante, la penetración desde Normandía fue más problemática, y solo se logró tras duros y costosos combates.

Datos de la batalla de Normandía

Quiénes: Fuerzas estadounidenses, británicas, canadienses y francesas bajo el mando supremo del general Dwight D. Eisenhower (1890 – 1969) contra los ejércitos alemanes del oeste bajo el mando del mariscal de campo Gerd von Rundstedt (1875 – 1953).

Cómo: Tras los mayores desembarcos anfibios de la historia militar, los aliados pudieron establecerse en el continente y penetrar en Normandía después de unos combates más duros de lo esperado.

Dónde: La península de Normandía, al oeste de Francia.

Cuándo: Del 6 de junio al 19 de agosto de 1944.

Por qué: Los aliados intentaban establecer un segundo frente, liberar Europa occidental y avanzar hacia la Alemania nazi.

Resultado: El ejército alemán de Normandía fue prácticamente destruido y los aliados avanzaron hacia el este en dirección a la frontera alemana.

Estrategias de guerra

Cuando los EE.UU. entraron en la segunda guerra mundial en diciembre de 1941, los estadounidenses y sus aliados británicos acordaron una política de derrotar primero a Alemania mientras se contenía a los japoneses en el Pacífico. Estaba claro que una derrota de la Alemania nazi había de implicar finalmente el desembarco de un ejército aliado en el continente europeo.
Para los estadounidenses, la cuestión era sencilla. Había que desembarcar una fuerza grande en el noroeste de Europa para derrotar al grueso de las fuerzas alemanas y después marchar sobre Berlín. Los jefes militares ingleses, obsesionados por la matanza de la primera guerra mundial, mostraban menos entusiasmo. Preferían una estrategia de dispersión de la potencia alemana, continuando la campaña del Mediterráneo. Durante algún tiempo prevaleció la política inglesa; sin embargo, en la conferencia de Casablanca de enero de 1943, los ingleses fueron obligados a avenirse a un desembarco militar importante en Francia. En mayo se fijó una fecha provisional para la operación, denominada ahora con el nombre en clave de Overlord, para el 1 de mayo de 1944.

Operación Overlord

La perspectiva de transportar suficientes tropas a través del canal de la Mancha para establecer y defender una cabeza de playa, y después reforzarla antes de que los alemanes pudieran fortalecer sus propios efectivos, era una tarea abrumadora. Los planificadores decidieron desembarcar en Normandía. Esto se debió, principalmente, a que se hallaba dentro del alcance de la cobertura aérea aliada, tenía playas firmes y resguardadas y estaba cerca de Cherburgo, un puerto importante. El general Dwight D. Eisenhower fue nombrado comandante supremo, con el general Bernard Montgomery (1887-1976) como comandante de las fuerzas terrestres de la invasión.

operacion overlord
Operación Overlord

Cambio de planes

Modificaron inmediatamente el plan original, ensanchando la cabeza de playa y ampliando el asalto anfibio inicial de tres divisiones a cinco, respaldadas por diversas unidades de comandos y de asalto, con tres divisiones aerotransportadas lanzadas tierra adentro para proteger los flancos. Irían seguidas rápidamente por el resto del 1.° Ejército de los EE.UU. bajo el mando del general Omar Bradley (1893-1981) y del 2.° Ejército británico, comandado por el general sir Miles Dempsey (1896-1969).

Estrategia alemana

A finales de 1943 estaba claro para los alemanes que se iba a producir una invasión angloestadounidense; era solo cuestión de cuándo y dónde. Los alemanes creían que los aliados intentarían desembarcar en el paso de Calais. El mariscal de campo Von Rundstedt, comandante en jefe alemán en el oeste, tenía 58 divisiones bajo su mando, pero la mitad de ellas eran estáticas, ligadas a secciones de las defensas costeras. La clave de la derrota de cualquier invasión aliada eran sus nueve divisiones motorizadas (panzer) y una de granaderos motorizados. No obstante, discrepaba de su subordinado, el mariscal de campo Erwin Rommel (1891-1944), comandante del Grupo de Ejércitos B, acerca del modo de utilizar los vehículos blindados.
Von Rundstedt y el general Von Schweppenburg, comandante del grupo motorizado oeste, querían mantener los blindados en reserva para lanzar un contraataque aplastante. Rommel pensaba que esto sería imposible, dado el control aliado del aire. Creía que los alemanes tenían que derrotar la invasión en playas, y deseaba así que los blindados se desplegaran lo más cerca posible de estas. La solución de Hitler fue de compromiso. En Normandía, esto significó que solo se situó una división motorizada, la 21.a, cerca de la costa, con las demás, Panzer Lehr y 12.a SS Panzer, situadas más atrás. Esto dejó insatisfechos a ambos comandantes; Rommel consideraba que sus defensas delanteras eran inadecuadas y von Rundstedt creía que su reserva motorizada era demasiado pequeña.

Planes de engaño

Para que la Operación Overlord tuviera éxito, los aliados tenían que entrenar y después concentrar a sus fuerzas en el sur de Inglaterra. El comandante en jefe de la aviación, el mariscal jefe del aire Leigh-Mallory (1892-1944), tenía que garantizar la superioridad aérea sobre las playas y obstaculizar la capacidad alemana de suministro y refuerzos. La fuerza aérea aliada se concentró en el sistema de transporte francés. Un complicado plan de engaño, la Operación Fortitude, procuraba convencer a los alemanes de que, en primer lugar, el objetivo previsto era el paso de Calais y, en segundo lugar, la invasión de Normandía era simplemente una diversión. Tuvo un éxito perfecto.
Los aliados reunieron una vasta flota de invasión de casi 7.000 barcos de guerra, transportes y naves de apoyo para escoltar y dar cobertura de fuego o transportar a los 130.000 soldados a través del canal de la Mancha. Durante el 5 de junio la flota se concentró frente a la costa meridional de Inglaterra y empezó a navegar hacia el sur en dirección a las cinco playas de desembarco en Normandía, designadas de oeste a este «Utah», «Omaha», «Gold», «Juno» y «Sword». Los primeros bombarderos aliados en ruta para atacar las defensas alemanas pasaron sobre ellas. Estos fueron seguidos, a partir de las 23.30, por los aviones de transporte que llevaron a los 17.000 soldados aerotransportados a las zonas de lanzamiento al este y al oeste de las playas.

El día D

La batalla de Normandía se inició poco después de la medianoche del 6 de junio, cuando la 6.a División Aerotransportada inglesa aterrizó al norte de Caen. Las primeras tropas que entraron en acción fueron las transportadas en planeadores de la 2.a de infantería ligera de Oxford y Buckinghamshire, que ocuparon los puentes sobre el canal de Caen y sobre el río Orne. Otras unidades de la 6.a Aerotransportada capturaron varios puentes sobre el Orne, invadieron la batería de Merville y defendieron el flanco izquierdo de la invasión ocupando el área de Ranville- Hérouvillette. Entre tanto, hacia la 01.00, los paracaidistas estadounidenses de las 82.a y 101.a divisiones aerotransportadas saltaron sobre el terreno pantanoso que había en torno a la playa de desembarco más occidental, «Utah». Los paracaidistas fueron muy eficaces para confundir la respuesta alemana, que no se vio favorecida por el hecho de que Rommel estaba de permiso. La Operación Fortitude había garantizado también que los alemanes continuaran esperando la invasión principal en el paso de Calais, incluso varios días después del día D.
Dos horas más tarde, 1.900 bombarderos atacaban las defensas alemanas en la zona de desembarco, y cerca del alba se inició el bombardeo naval. A las 06.30 los estadounidenses de la 4a División iniciaron su aproximación a la playa de «Utah»; los canadienses que atacaban «Juno» desembarcarían más tarde, a las 07.45, a causa de las condiciones de la marea.

Desembarco en Utah

En «Utah» los estadounidenses se establecieron rápidamente en tierra, avanzaron a través del terreno encharcado que había detrás de la playa y enlazaron con las fuerzas aerotransportadas de la zona; apenas hubo 200 bajas.

Desembarco en Omaha

En «Omaha», la inteligencia aliada no había advertido que el regimiento defensor de la 716.a División, una formación estática, había sido reforzado. Estos hombres sobrevivieron al bombardeo preparatorio. Además de esto, las malas condiciones meteorológicas hicieron que solo cinco de los 32 carros de combate anfibios Sherman DD y muy pocos de los ingenieros de combate estadounidenses de apoyo llegaran a la costa. Las tropas asaltantes de la 1.a División de Infantería y de la 29.a de la Guardia Nacional sufrieron terribles pérdidas. Al final del día habían ocupado una endeble posición de apenas 1.800 m de profundidad, a costa de 2.000 bajas.

omaha bahia invasion
Desembarco en la bahía de Omaha

Desembarco en Gold

«Gold» era la playa anglocanadiense más occidental. Fue asaltada por la 50.a División británica (Northumbrian). A diferencia de los estadounidenses, los ingleses estaban apoyados por diversos vehículos acorazados especializados de combate para penetrar defensas y carros rompeminas Sherman Crab, diseñados para barrer campos de minas, además de sus carros DD. Al final del día, la 50.a División había conseguido penetrar 6 km tierra adentro, mientras que el 47.° Comando avanzaba al oeste hacia los estadounidenses de Omaha.

Desembarco en Juno

Entre tanto, la 3.a División de Infantería canadiense desembarcó en «Juno». Se enfrentaron con una resistencia intensa y encontraron dificultades por la pérdida de muchas naves de desembarco en los obstáculos sumergidos. Los canadienses tardaron una hora y cuarto de duro combate en ocupar las primeras salidas de la playa. También habían conseguido penetrar unos 6 km tierra adentro al final del día.

Desembarco en Sword

En «Sword», la playa más oriental, un fuego efectivo de cobertura suprimió las defensas enemigas, y la mayoría de las naves de desembarco, que llevaban a tierra a la 3.a División de Infantería, realizaron la aproximación ilesas. No obstante, a causa del mal tiempo, la pleamar fue más alta de lo esperado, lo cual hizo que las naves fueran depositadas entre los obstáculos alemanes sumergidos de la playa, que los aliados habían esperado que estuvieran visibles. El desembarco en un punto más elevado de la playa tenía la ventaja de reducir la cantidad de terreno que tenía que cruzar la infantería; no obstante, en el espacio confinado de la playa los vehículos blindados empezaron pronto a congestionarse, estorbando la tentativa británica de penetrar hacia el interior. La 3.a División estaba encargada de enlazar con la 6.a Aerotransportada en el río Orne, lo cual lograron la 1.a Brigada de Servicios Especiales y la 8.a Brigada con razonable prontitud. No obstante, la captura de Caen, que también estaba programada para el primer día, resultó algo más difícil. El avance hacia la ciudad fue trastornado por un contraataque de la 21.a Panzer. La división alemana penetró directamente en la brecha entre las playas de «Juno» y «Sword», pero vaciló ante las artillerías anticarro y de los blindados ingleses.

dia d
Día D

La batalla de Caen

Caen no había caído, aunque por lo demás había sido un día de notable éxito. Los aliados habían logrado una gran sorpresa estratégica y habían desembarcado a más de 130.000 hombres a costa de unas 6.000 bajas estadounidenses y 4.300 inglesas y canadienses. Los alemanes no habían conseguido empujarles de regreso al mar, y durante los días siguientes las cabezas de playa fueron enlazadas y se enviaron recursos a raudales a la bolsa de Normandía.** Hacia el día D + 6 se habían desembarcado 330.000 hombres, 55.000 vehículos y 104.000 toneladas de pertrechos, aunque no se produjo una penetración inmediata. Los estadounidenses avanzaron sobre la península de Cotentin hacia Cherburgo, mientras que los ingleses y los canadienses se concentraron en la captura de Caen. El plan de Montgomery para Normandía era que los ingleses aguantaran el peso de los recursos alemanes, en especial sus blindados, para dar ocasión a
los estadounidenses de realizar una penetración frente a una resistencia más débil. Era una estrategia bastante razonable, aunque su reputación ante sus aliados y ante la posteridad se resintió por el exceso de confianza de sus predicciones de éxito para las operaciones de ocupación de Caen. Un avance canadiense sobre la ciudad el 7 de junio fracasó ante la llegada de la 12.a División Motorizada SS, una amplia maniobra de flanqueo fue detenida en Villers-Bocage el 12 de junio y la cuidadosamente preparada Operación Epsom, del 25 al 30 de junio, falló ante los desesperados contraataques alemanes.
La ciudad cayó finalmente el 8 de julio**. Aun entonces, los ingleses fracasaron en su penetración hacia Falaise y sufrieron enormes pérdidas, especialmente de carros blindados, durante la Operación Goodwood del 18 al 20 de julio.

La penetración

A pesar de todo, estas operaciones habían logrado el efecto deseado de atraer a las fuerzas blindadas alemanas a una batalla de desgaste en el lado occidental del atrincheramiento. Los comandantes alemanes se habían visto obligados a malgastar recursos en un intento desesperado de reforzar la línea ante la constante presión británica. Entre tanto, los estadounidenses habían conseguido capturar Cherburgo y, mientras la Operación Goodwood atraía al grueso de los blindados alemanes a Normandía, prepararon una ofensiva para aprovechar la debilitada línea alemana que tenían delante. Este sería el máximo logro de la campaña.
Durante la mañana del 25 de julio, un gigantesco bombardeo aéreo anunció el inicio de la Operación Cobra. La infantería y los blindados estadounidenses se abrieron camino a través de las líneas alemanas y se dirigieron hacia el sur, a Coutances. Tras dos días de combates, estaba claro que los estadounidenses habían destruido el flanco izquierdo de los alemanes y habían abierto el camino hacia Bretaña. El 1 de agosto el 3.er Ejército de los EE.UU., bajo el mando del general George Patton (1885-1945), inició las operaciones, Bradley entregó el l.er Ejército al general Hodges, al ascender para tomar el mando del 12.° Grupo de Ejércitos. La falta de resistencia en Bretaña permitió a Patton desplazar al grueso de sus fuerzas hacia el oeste. A pesar del inminente desplome de la posición alemana, Hitler insistió en una contraofensiva, que se lanzó contra el l.er Ejército de los EE.UU. en la región de Mortain el 7 de agosto, aunque solo consiguieron empujar el resto de sus blindados más hacia el oeste, dentro de una bolsa que se estaba cerrando rápidamente a su alrededor. Esto dio a Bradley la idea de enviar las tropas de Patton, que estaban en Le Mans, hacia el norte, mientras los canadienses se dirigían al sur hacia Falaise, un movimiento que atraparía a unas 21 divisiones alemanas. Montgomery dio su aprobación de inmediato y, aunque los dos ejércitos no se enfrentaron hasta el 19 de agosto, murieron unos 10.000 alemanes y 50.000 fueron capturados. Unos 20.000 escaparon. La batalla de Normandía había terminado.

batalla normandia
Mapa de la Batalla de Normandia – Día D

Secuelas

Los desembarcos en Normandía fueron un logro extraordinario. Los aliados habían conseguido establecerse en una costa hostil y reforzar su posición con más rapidez que su enemigo, que confiaba en la extensa red de carreteras y ferrocarriles del noroeste de Europa. Buena parte del éxito debe atribuirse al esfuerzo logístico de los aliados y a la importancia de la fuerza aérea para obstaculizar la respuesta alemana. Los desembarcos no dieron lugar a una rápida penetración ni al desplome de la posición alemana en el oeste, pero la campaña de Normandía causó pérdidas a los alemanes, y el establecimiento, al fin, del segundo frente que hizo que la posición estratégica alemana se volviera ahora insostenible.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, 5,00 de 5)