batalla gravelotte

Unificación Alemana

Inicio » Edad Contemporanea » Unificación Alemana

La Unificación Alemana es la unión de 39 estados. Hasta mediados del siglo XIX, Alemania no se había constituido como una nación unificada, sino un conjunto de 39 estados independientes que formaban la llamada Confederación Germánica. Entre dichos estados, había sobresalido en forma extraordinaria el reino de Prusia, este reino agrupaba a pueblos de origen germánico, y, además, el de Austria, poblada por diversas de razas. Las guerras napoleónicas y el anhelo nacionalista que agitó a Europa, hicieron que los pueblos germanos aspiraran también a formar un solo estado poderoso y una sola nación.
Prusia fue la nación que inició tal movimiento unificador. Para ello tuvo que entrar en guerra con Austria, nación que igualmente poseía la misma aspiración, pero en provecho suyo, como también entró en conflicto con Dinamarca y Francia.

Características de la Unificación Alemana

La Unificación Alemana, presenta las siguientes características:
– Se realizó sin contar con la libre voluntad de los pueblos; es decir, que no fue un movimiento espontáneo, un anhelo nacionalista, una aspiración patriótica de las mayorías.
– Se llevó a cabo por medio de guerras, es decir.por la fuerza.
– El gobierno surgido en Alemania unificada, fue autocrático y militarista.
– Se formó una nación poderosa: El Imperio Alemán (gobernado por los Hohenzollern), que alcanzó un formidable desarrollo industrial, cultural y científico, con ansias de dominio universal. Su inmenso poderío militar y su anhelo de expansión territorial dieron origen a las dos guerras mundiales más grandes de la Historia. La de 1914-1918 y la de 1939-1945, que trajeron desastrosas consecuencias tanto para Alemania en particular, como para el Mundo en general.

mapa unificacion alemana
Mapa de la Unificación Alemana

Forjadores de la Unificación Alemana

Fueron el rey de Prusia, Guillermo I, que hizo de su nación la primera potencia militar de Europa; su célebre Canciller, Otto de Bismarck, apodado el Canciller de Hierro en razón a su carácter sumamente autoritario, duro y enérgico; y el jefe de Estado Mayor del ejército prusiano, general Moltke.

Otto Von Bismarck

otto bismarck
Otto Bismarck

Bismarck gobernó durante casi treinta años, primero, como ministro del rey de Prusia (1862-1871), y después como ministro del emperador de Alemania (1871-1890). Europa lo contó entre sus principales dirigentes.
Nacido en una familia de la nobleza prusiana, poseía grandes condiciones de inteligencia, audacia, tenacidad y energía. Era un aristócrata, un ultramonárquico. Sostenedor del derecho divino de los reyes y enemigo de las democracias y de los Parlamentos. No admitía sentimentalismos en sus decisiones gubernativas
Conocía bien la política alemana, pues había sido, sucesivamente, diputado en el parlamento de Prusia y delegado prusiano en la Dieta de Francfort, por ocho años. Conocía la vida de Alemania y la política de Austria. Fue embajador en Rusia y en Francia, donde aprendió la intrincada política europea, convirtiéndose en un experto diplomático. Luego el rey lo nombró ministro.
Para realizar la reforma militar que se proponía Guillermo I, Bismarck prescindió del parlamento e inició una verdadera dictadura que duró cuatro años (1862-1866); el rey fijó los impuestos por su sola cuenta, sin preocuparse de las protestas de los liberales, y decretó la aplicación del plan de Roon y Moltke, sin esperar la aprobación del parlamento.

Períodos de la Unificación Alemana

Prusia llevó a cabo esta unificación por medio de las siguientes guerras:

Guerra contra Dinamarca

En alianza con Austria, Prusia hizo la guerra a Dinamarca y le arrebató los ducados de Schleswig y Holstein, estos territorios quedaron luego bajo el dominio mancomunado de Austria y Prusia.

Guerra contra Austria

Prusia, después de conseguir la neutralidad de Napoleón III y en alianza con Víctor Manuel II, declaró la guerra a Austria llevada, justamente, del deseo de arrebatarle algunos territorios.
El poderoso ejército prusiano, en pocas semanas, se impuso sobre los austríacos a quienes derrotó en la batalla de Sadowa (1866), firmándose a continuación la Paz de Praga, por la que Prusia ensanchaba considerablemente sus territorios con la incorporación de los ducados de Schleswig y Holstein, el reino de Hannover, así como de otras regiones más. Austria, a su vez, renunciaba definitivamente a formar parte de Alemania y aceptaba la disolución de la Confederación Germánica. Poco después,todos los estados alemanes se unificaron a base de la Confederación de Alemania del Norte y proclamaron como su soberano a Guillermo I. Por otra parte, Austria tuvo que devolver Venecia, la que, a su vez, fue incorporada a Italia.

Guerra contra Francia

El pretexto para esta contienda surgió cuando el príncipe Leopoldo de Hohenzollern, primo del rey de Prusia, aspiro la corona de España, vacante por el destronamiento de Isabel II. A tal ambición se opuso Francia, pues no deseaba verse entre dos naciones dominadas por la nobleza prusiana. Poco después, Napoleón III declaraba la guerra a Prusia, aduciendo que Guillermo I había desairado al embajador francés al negarse a recibirlo en su palacio. Pero Guillermo I, anticipándose a los sucesos, había movilizado ya un poderoso ejército de 500,000 soldados que, al mando del general Moltke, consiguiera aplastante victoria sobre los franceses en las batallas de Freschwilier, Rezonville y Saint Privat.
El encuentro definitivo se realizó en Sedán (2 de setiembre de 1870), donde las tropas francesas resultaron completamente derrotadas, siendo tomado prisionero el propio emperador Napoleón III. Al saberse que se firmó la Capitulación de Sedan, estalló una revolución en París que proclamó la abolición de la Monarquía y el restablecimiento de la República (III República), bajo la presidencia de León Gambeta.
El nuevo Gobierno Provisional, que reemplazó a la Monarquía, decidió proseguir la guerra; pero el ejército prusiano en su arrollador avance ocupó París. Entonces Francia se rindió ante Prusia. Por el Tratado de Frankfort (Mayo de 1871). Este tratado establecía que los franceses cedían a Prusia Alsacia y Lorena; se comprometían a pagar, asimismo, una elevadísima indemnización de guerra equivalente a cinco mil millones de francos.
Con la incorporación de Alsacia y Lorena, Prusia, denominada en adelante Alemania, culminó la empresa de la Unificación.

Proclamacion imperio germanico 1871
Proclamación del Imperio Alemán en 1871

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (44 votos, 4,16 de 5)