escritura fenicia sarcofago tabnit

Alfabeto Fenicio

Inicio » Edad Antigua » Alfabeto Fenicio

Todos los alfabetos pueden retrotraerse a un I grupo de alfabetos semíticos, ligeramente distintos entre si, que se usaron en el Oriente Próximo, especialmente en Siria y Palestina.
El más importante para nosotros fue el alfabeto fenicio, ya que de él derivan el griego y el latino.
Su origen no ha logrado determinarse. El alfabeto semita, con unidad interna, aunque con formas diferentes, se puede dividir en dos grupos:

a) Semita del norte: fenicio, arameo. hebreo y moabita.

b) Semita del sur: Sabeo. en el sur de Arabia y en el Yemen y el etiope.

tumba rey ahiram
Tumba del Rey Ahiram

 

Grupo semita del norte

a) La antigua inscripción de Biblos. Consta de cinco lineas y se refiere al rey Shaphatbaal. Su fecha aproximada es el siglo xv i a. C.

b) Las dos inscripciones, una en el sarcófago y otra en la tumba, del rey Ahiram de Biblos.,que se han atribuido a diferentes fechas, entre los siglos XIII-XI a.C.

c) El calendario de Guezcr. de los siglos XI-X a. C.. que es la más antigua inscripción hebrea conocida.

calendario Guezcr
Calendario Guezcr

d) Las inscripciones de Abibaal y Elibaal y el epígrafe de Asdrübal pertenecen al periodo 950-900 a. C. M. Dunand ha propuesto otras dos inscripciones, las de Shaphatbaal y la de Abdo, una fecha anterior al texto de Ahiram, que él coloca alrededor del año 1000 a. C.

e) La estela de Mesa o Mesha, rey de Moab. llamada también Piedra de Moab, fechada hacia el año 842 a. C. escrita en un idioma derivado de la antigua lengua semítica, perteneciente a la raíz cananea, dentro de la que también se encuentra el hebreo, como ya dijimos arriba. Esta inscripción es la más larga escrita en cualquier dialecto nor-semítico. narra las guerras entre Moab e Israel en tiempos de Omri y Ajab y la rebelión del rey de Moab:

«Yo soy Mesha, hijo de Kamoshmald. rey de Moob…
Y Qucmosh me dijo: Ve y toma a Nebo de Israel. Yo fui de noche y la ataque desde el romper del alba hasta el mediodía. La tomé y maté a todos, siete mil hombres, muchachos, mujeres, doncellas y sirvientas, porque yo la había entregado el anatema de Astarte-Quemosh.

estela de mesha
Estela de Mesha

Grupo semita del sur

Son más escasas. La más antigua es la inscripción de Balu’a. atribuida al siglo XII a.C. Está muy deteriorada y no se ha podido interpretar.
Estos textos están escritos en el alfabeto fenicio arcaico. Tienen sólo veintidós signos, completamente lineales, que escriben sólo consonantes. Con estos signos podían escribirse todas las palabras, y fue esta simplicidad, así como las circunstancias históricas, lo que hizo a esta escritura extenderse rápidamente y que no se popularizase y perdurase hasta llegar a nosotros.
Pero dentro de estas dudas y vacilaciones, lo único real es que durante la segunda mitad del II Milenio a. C.. los fenicios elaboraron su alfabeto, como resultado de la simplificación del principio silábico, en virtud del cual evitaban registrar todas las combinaciones consonante-vocal: los cambios de vocales y, por tanto, la mayoría de las vocales, son ignoradas. El resultado fue un sistema que registraba principalmente consonantes, con excepción de la a inicial. Tal metodología representó la ventaja de requerir para escribir sólo un pequeño número de signos.
La escritura arcaica de Biblos se difundió notablemente desde el siglo X. La escritura paleohe-braica, que fue la utilizada en los reinos de Israel y Judá hasta el exilio de los judíos a Babilonia en el siglo VI a. C. y que se encontrará aún esporádicamente hasta el siglo II d.C. no se diferencia de la fenicia más que por algunas particularidades gráficas.
Pero fue Tiro, sobre todo, la que aseguró, por medio de la actividad comercial de sus marinos y negociantes, también por la fundación de sus colonias por el Mediterráneo, la difusión de este alfabeto fenicio.
Las inscripciones fenicias de Chipre (siglos IX-II a. C.) y la escritura de Cartago, la colonia tiria fundada a fines del siglo IX en el norte de Africa, llamada escritura púnica (siglo IX a 146 a.C.) nos han transmitido las formas de este alfabeto, ademas de las inscripciones de la costa fenicia propiamente dicha, que son bastantes escasas durante la primera mitad del I Milenio a.C.
Otros documentos antiguos escritos en este alfabeto son:

  • El sarcófago de Tabnit de Sidón (en el museo Arquelógico de Estambul). Fue primero del general egipcio Penephtah y reutilizado para el rey de Sidón a fines del siglo VI y principio del siglo V a.C. En él está escrito un Conjuro para que no profanen su tumba:
    «No abras mi tumba y me conturbes, por que hacerlo es una abominación para Astarte y si te atreves a abrirla y contubarme, que nunca tengas descendencia entre los que viven bajo el sol, ni un lecho de reposo entre los que viven entre las sombras»
  • Las inscripciones bilingües de Karatepe. anteriores al aro 711 a.C.
    En Grecia debió introducirse el alfabeto fenicio a través de las islas de Tera, Melos y Creta. No olvidaron de dónde procedía y durante mucho tiempo fue llamado Phoinikia Grammata (caracteres fenicios).
    La escritura ugarítica va de izquerda a derecha. Fénicio y hebreo de derecha a izquierda, pero en Ugarit y en dos inscripciones palestinas hay ejemplos de escritura de derecha a izquierda, tal vez imitación del procedimiento fenicio. Como la escritura ugarítica no era apropiada más que para ser hecha sobre piedra o arcilla, no pudo convertirse en una rival seria de la escritura fenicia.
Tabnit de Sidon
Tumba de Tabnit de Sidon

 

Según Albright empleaban los fenicios en primer lugar:

a) 22 consonantes (nunca empleaban vocales)

b) Más tarde, los hebreos crearon un sistema de representación de los sonidos vocálicos a base del doble uso de tres de sus consonantes y de la adición de puntos con valores vocálicos, como en el árabe actual: à = a ç. También los griegos introdujeron modificaciones particulares y las formas de las vocales griegas derivan de las consonantes o semiconsonantes fenicias, para las que el griego no tenia uso y su posición dentro del alfabeto griego es la misma que en el fenicio. Muchos de sus nombres antiguos son los de las consonantes fenicias originales y demuestran que se llegó a las vocales gracias a un error creativo respecto de sus prototipos.

  • La aspirada he fenicia se convirtió en e breve griega.
  • La segunda aspirada het, en unos dialectos fue h y en otros e larga o eta.
  • La semiconsonante y ot se convirtió en i o iota.

Este sistema, de gran simplicidad, representó una gran ventaja frente a otros sistemas de escritura utilizados en la antigüedad. El silabario acadio, por ejemplo, utilizaba 280 signos, el lineal B micénico más de 80 e incluso el posterior silabario griego chipriota tenía 56.
La escritura fenicia estaba establecida ya hacia el siglo X, que es la que llevaron los colonos a Occidente.
No mucho después, el etrusco también se escribió en este alfabeto, y también otros dialectos itálicos, tal vez como préstamo de segunda mano de los griegos de Cumas, aunque hay objetos con inscripciones fenicias, como el famoso cuenco de plata de Praeneste, que debió llegar a Italia por entonces o algo más tarde directamente desde Fenicia.
En Cartago, el texto púnico más antiguo es el del pendiente de oro del museo Lavigerie hallado en una tumba del cementerio Douimes, aproximadamente del 600 a.C. Pero hay muy pocos testimonios de época anterior al siglo V a. C.
En Cerdeña, se conoce la Piedra de Nora y dos fragmentos procedentes de Bosa del siglo X según Carpenter (en cronología corta, siglo V a.C.)
El alfabeto clásico fenicio guardó las veintidós letras del alfabeto arcaico. Las formas de estas letras son un poco más angulares y más delgadas que las antiguas. Se escribía siempre en líneas horizontales, orientadas de derecha a izquierda, como las lenguas semíticas actuales continúan haciéndolo.
La escritura fenicia fue adoptada también por los árameos desde el siglo IX a.C. para escribir su lengua, de tipo semítico, pero diferente del cananeo.
Las tribus arameas, nómadas aún en el desierto de Siria, fijadas a continuación en pequeños estados alrededor de Damasco, Hamat y Alepo, continuaron surtiendo de mercenarios a los grandes estados orientales y sirviendo de intermediarios en los cambios comerciales a lo largo de los itinerarios continentales. Si la difusión del alfabeto fenicio fue asegurada por mar por los navios de Tiro, los árameos aseguraron su difusión por las rutas terrestres continentales.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, 4,57 de 5)