Benito Mussolini

El Fascismo

Inicio » Edad Contemporanea » El Fascismo

El Fascismo surgió entre la Primera y Segunda Guerra Mundial. Fue un movimiento político y también una ideología originada en Europa Occidental, normalmente asociado al nacionalismo extremo originado en Italia con Benito Mussolini.

1. Causas.

a. Causas Políticas.

Italia, a pesar de haber contribuido a la victoria de la Primera Guerra Mundial, no fue debidamente compensada con la entrega de territorios que aspiraba poseer para su expansión. Unicamente obtuvo la región de Trento y la de Trieste, y ninguna participación en el reparto de las colonias alemanas y turcas. Moralmente esta situación se traducía entre los italianos en sentimiento de inferioridad y resentimiento contra los Aliados.

b. Causas Económicas.

Ante la subida de precio de los artículos de primera necesidad la clase trabajadora formulaba nuevas reivindicaciones salariales, que los patronos las rechazaban. La lira, moneda nacional se devaluaba continuamente. Antes de la guerra valía 19 centavós americanos y, en 1920, llegó a valer solamente 3 centavos. La deuda pública había aumentado hasta 95 mil millones de libras, 7 veces más que antes de la guerra.

c. Causas Sociales. .

La subida de precios y la continua inflación; la ruina de la industria y la desocupación, provocaron graves desajustes económicos, que estimularon, apoyados por socialistas y comunistas, un ambiente de intranquilidad, por las reiteradas revueltas sindicales, o las de huelgas, tomas de tierra de cultivo y de las fábricas, tanto en el campo como en la ciudad. Gran parte de la población, al volver de la guerra, fue desplazada de los centros de trabajo.

Marcha sobre Roma: Benito Mussolini
Marcha sobre Roma: Benito Mussolini

2. Benito Mussolini.

La debilidad de los sucesivos gobiernos, para contener y dominar los desórdenes, despertó en los grandes empresarios y en la clase media, el temor de que Italia estaba al borde de la revolución roja. Precisamente en esas circunstancias aparece el Partido Fascista dirigido por Benito Mussolini.
Benito Mussolini (1883-1945) fue hijo de un herrero. Vivió una infancia difícil. Tras un gran esfuerzo llegó a ser maestro, pero por sus ideas socialistas fue perseguido y tuvo que refugiarse en Suiza. De regreso a Italia se dedicó al periodismo, fundando el periódico “IL Popolo de Italia”, para lograr que su país entrase en la guerra. En ella luchó bravamente, siendo herido e ingresando al hospital, donde permaneció mucho tiempo.

El 23 de marzo de 1919 fundó, en Milán, los fasci di combatimento o unión de antiguos combatientes con el objeto de luchar contra la política interior y la defensa del país ante el peligro marxista. En 1921 fue elegido diputado por Milán, oportunidad en que solicitó la disolución del parlamento y la participación del fascismo en el poder. En 1922, ante una huelga general de Italia, cien mil de sus partidarios llamados los “Camisas Negras” llevaron a cabo la Marcha sobre Roma, rompieron la huelga e hicieron caer al gobierno del primer ministro Luigi Faeta y el rey Víctor Manuel III. Mussolini quedó encargado y luego fue elegido como primer ministro. Poco después era el jefe del partido o Duce y, en la práctica, era el Jefe del Gobierno italiano, implantando el gobierno fascita. En cambio, Víctor Manuel III conservó su real título en forma nominal.

3. Características del Fascismo

Los fascistas, organizados por el ex-combatiente Benito Mussolini, acostumbraban llevar camisas negras y saludar con los brazos en alto. Tenían una ideología de inspiración radical y opuesta, igualmente, al capitalismo y al comunismo. Sin embargo, ya en el poder, pactó con las fuerzas capitalistas, derivando hacia una posición reaccionaria de fuerza.

El movimiento, en un principio débil y limitado, desarrolló con el devenir de los años un dinamismo, que ningún enemigo podía desafiar; una rudeza que ningún otro partido podía igualar. Sin este dinamismo y violencia nunca hubiera podido triunfar. Además contó con la ineptitud del gobierno liberal, la debilidad del parlamento, la ayuda del ejército, la policía y las autoridades administrativas.

Entre las principales características del fascismo tenemos:

a. En el Aspecto Político.

En la cima del poder, el fascismo suprimió toda oposición; eliminó a todo elemento contrario en el Parlamento. Los partidos y las organizaciones contrarias al gobierno fueron disueltos; los periódicos, prohibidos de circular; los ciudadanos acusados de crímenes contra el Estado no podían presentar testigos ni tenían derecho de apelación. Los líderes de la oposición y todos aquéllos que no estaban dispuestos a pactar con el fascismo, fueron obligados a emigrar o desterrados a pequeñas islas lejanas.

b. En el Aspecto Económico.

Paralelamente a estas medidas políticas hubo un intento para remodelar la estructura económica y organizar a todos los productores en sindicatos y corporaciones. De hecho, sin embargo, las organizaciones sindicales obreras eran eliminadas, no así las organizaciones patronales. Estas últimas, consiguieron prolongar la jornada laboral hasta 9 horas, en aquellas actividades que sufrían competencia extranjera, sin aumentar los salarios. Los trabajadores y líderes que osaron distribuir panfletos, protestando por la hora extra no pagada, recibieron la pena de cárcel, de 7 meses a 5 años.

El Fascismo: Benito Mussolini y Hitler
El Fascismo: Benito Mussolini y Hitler
¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, 4,00 de 5)