imperio britanico

Imperio Británico

Inicio » Edad Contemporanea » Imperio Británico

De los Imperios Coloniales que se formaron en la Edad Moderna (siglo XIX), fue justamente el Imperio Británico el que logró una formidable expansión en los Tiempos Contemporáneos. Inglaterra conquistó, debido a ello, la categoría de nación prominente, la más poderosa del planeta. En esta misma época hicieron aparecieron otros imperios coloniales como el italiano y el alemán. El Imperio Británico se vio reforzado en el reinado de la reina Victoria I.

El Imperio Británico La Era Victoriana (1837-1901)

El Imperio Británico alcanzó su mayor preponderancia a fines del siglo XIX, durante el célebre reinado de la soberana Victoria I, gobernante que forjara aquella época de esplendor denominada Era Victoriana, que hizo de Inglaterra la primera potencia industrial, comercial, política, cultural y militar del Mundo, la Reina de los Mares, la primera nación del Orbe.

Este auge se manifestó:
– El establecimiento de un colosal Imperio Colonial, con unos 28 millones de kilómetros cuadrados (más de la quinta parte de superficie total del Globo) y una población de 300 millones de habitantes.
– El florecimiento de su industria, comercio y navegación.
– La realización de hábiles reformas políticas, sociales y económicas en beneficio del pueblo inglés.

Entre los políticos ingleses que rigieron los destinos de Inglaterra, durante la Era Victoriana, se han hecho célebres los primeros ministros: Gladstone y Disraeli, jefes de los partidos Liberal y Conservador, respectivamente.

reina victoria I
Reina Victoria I

Las Reformas Inglesas

Inglaterra desde fines del siglo XVII (Edad Moderna), había dado ya un paso considerable en su evolución democrática al implantar la monarquía constitucional, donde el Rey reina pero no gobierna y establecer, asimismo, el régimen parlamentario como sistema de gobierno; sin embargo, al advenimiento de los Tiempos Contemporáneos, le quedaban aún por resolver agudos problemas de carácter político, social, económico y religioso. Estos problemas afectaban profundamente al pueblo, a la vez que le restringían sus libertades y derechos. Es que Inglaterra no tenía propiamente un gobierno democrático, sino aristocrático basado en la desigualdad y los privilegios, donde el poder se hallaba en manos de los grandes terratenientes, la nobleza y las clases acaudaladas; pues, el Parlamento o Cámara de los Comunes no era precisamente una genuina representación del pueblo inglés, sino, mayormente, de las clases adineradas, de los grupos privilegiados, como igualmente de una aristocracia feudal y una burguesía industrial,enemigos de toda reforma social.
Es en los siglos XIX y XX que Inglaterra, por reformas sucesivas y en forma pacífica y sin revoluciones, se transforma progresivamente en un verdadero Estado democrático, en el que los ingleses lograrían alcanzar la plenitud de sus libertades y derechos. Estas reformas, iniciadas con Jorge IV (1820-1830), prosiguieron bajo Guillermo IV (1830-1837) y se desarrollaron esplendorosamente durante el célebre reinado de Victoria I (1837-1901), soberana que forjaría, con la colaboración de sus primeros ministros: Gladstone y Disraeli, aquella época, conocida con el nombre de Era Victoriana.

Desempeñaron también preponderante papel en estas luchas revindicacionistas los notables políticos, Lord Grey, Roberto Peel y el irlandés, O’ Connell.

Reformas Políticas

En lo político, Inglaterra no disfrutaba del sufragio universal, es decir, que no todos los ciudadanos podían votar ni tampoco ser elegidos diputados, pues sólo lo hacía un reducido número de electores. Por otra parte, el voto no era secreto, y, asimismo, para poder ser elegido era requisito ser propietario o tener una renta fija.

El Sistemas Electoral

La Cámara de los Comunes no representaba sino a una parte de la nación; los electores de los condados (circunscripciones rurales), unos 420 000, designaban a 300 diputados; los de los burgos (ciudades), unos 15 000 a 467. A cada uno de 37 burgos que habían desaparecido o estaban reducidos a una casa (los burgos podridos) les seguía correspondiendo dos diputados; en cambio grandes ciudades surgidas después, no los tenían. Se imponía una triple reforma; distribuir mejor la representación de los diputados, aumentar el número de electores y asegurar la pureza del sufragio.

voto universal
Voto Universal

Reforma de 1832

Esta reforma suprimió la representación parlamentaria de 36 burgos podridos cuya población era inferior a los 2,000 habitantes, por otra parte, redujo a un solo diputado por cada burgo que pasase de los 4,000 habitantes. En cambio, otorgo derecho a elegir representantes ante el Parlamento a 47 grandes ciudades industriales que antes no lo tenían; con esta medida entraban en la vida política la clase media y la clase obrera.

Reforma de 1872

Estableció el voto secreto en Inglaterra.

Reforma de 1818

Otorgó el derecho de voto a todos los hombres de más de 21 años y, asimismo, a las mujeres de mas de 30 años de edad.

Reforma de 1882

Sancionó definitivamente al Sufragio Universal, o sea el derecho de voto concedido a todos los ingleses de más de 21 años de edad, sin distinción alguna. De este modo,el Parlamento británico se erigió en el cuerpo político que, genuinamente, representaba a la nación inglesa.

Reformas Económicas

Reforma de 1846

Esta reforma derogó la Ley de los cereales, esta ley prohibía la entrada de trigo extranjero en Inglaterra, mientras el precio del trigo nacional no se excediese de un límite considerado elevado. Tal medida proteccionista, que había favorecido considerablemente a los grandes terratenientes, en razón del monopolio que se había establecido en la venta del trigo, contribuyó, en cambio, al encarecimiento del pan, a causa de la falta de libertad de comercio. Le llamaron a esa ley: Ley del hambre.

Reforma de1849

Que implantó el Libre Cambio en Inglaterra, o sea la libertad de comercio, que permitía el libre ingreso de mercancías extranjeras en el mercado inglés. Por otra parte, la abolición del Acta de Navegación abrió asimismo los puertos ingleses a los navíos de todas las naciones del Mundo. Inglaterra había dado, así, un vigoroso impulso a su actividad industrial y comercial.

camara de los comunes
Camara de los Comunes

 

La cuestión de Irlanda

Irlanda, que fuera sometida por Inglaterra en el siglo XII, tuvo que sufrir las consecuencias de dicha dominación: pues, sus tierras pasaron a manos de los invasores ingleses, a la vez que, por ser católicos en su mayoría, se les prohibía a los irlandeses ejercer cargo público alguno, y menos, aún, elegir a sus representantes ante el Parlamento inglés. Finalmente, estaban obligados a pagar una contribución a la Iglesia Protestante. Iglesia ésta contraría al credo religioso católico. Fue de esta manera como surgieron los tres grandes problemas que agitaron la vida de Irlanda en los Tiempos Contemporáneos, a saber: El problema agrario, el problema religioso y el problema político.

Problema Agrario

El problema agrario fue uno de los que logró resolverse con mayor dificultad, pues originó violentos conflictos entre terratenientes y colonos, hasta que, finalmente, el Parlamento aprobó la triple petición presentada por los irlandeses encabezados por el político, Pamell, es decir, que sancionó:

  • El establecimiento de un arrendamiento justo y equitativo sobre las tierras alquiladas a los irlandeses.
  • Derecho del arrendatario de no poder ser expulsado mientras cumpliese con pagar los alquileres pactados.
  • Derecho de los colonos a ser indemnizados por concepto de mejoras introducidas en las tierras alquiladas. Por otras leyes posteriores, se creó un fondo especial destinado a comprar a sus dueños ingleses las tierras irlandesas. De esta manera se resolvió el problema agrario.

Problema Religioso

Quedó resuelto mediante las siguientes reformas:
– Igualdad de derechos entre católicos y protestantes, aquéllos, podían, en adelante, ser elegidos diputados como ocupar cargos públicos.
– Supresión del carácter oficial de la Iglesia anglicana en Irlanda, es decir, que a los católicos se les reconocía también el derecho de practicar libremente sus creencias religiosas.
– Supresión del pago de contribuciones a aquélla. Con tales reformas se había logrado la emancipación de los católicos.

Problema Político

En 1870 se formó el partido del Home Rule (Gobierno de la casa), que reclamó el derecho de Irlanda a gobernarse por sí misma, es decir, a lograr la plena autonomía del estado irlandés. Este anhelo nacionalista encontró una fuerte oposición entre los ingleses, pues a ello se debió, precisamente, que su solución se produjera con bastante retardo.
Fue en el pasado siglo que dicho problema quedó resuelto cuando, concluida la Primera Guerra Mundial,el Parlamento Inglés concedió la ley de autonomía a Irlanda (1922), el país que quedó dividido en dos regiones, dotadas cada una de ellas de un gobierno propio. Así surgieron, pues, el Estado Libre de Irlanda y el pequeño del Ulster.
El Estado Libre de Irlanda quedó en condición de miembro de la Comunidad Británica de Naciones hasta 1937, año en que se declaró independiente; mientras que el Ulster se mantenía unida a la Gran Bretaña.

El Imperio Colonial Británico

El Imperio Colonial Británico consiguió ensanchar considerablemente su Imperio; ya por medio de conquistas y mediante expansión pacífica como por medio de guerras de anexión.

Este Imperio comprendía:
– En Asia: La India, Birmania, los Estados Malayos, Singapur, Ceilán, el Beluchistán; posteriormente, Hong-Kong, Shangay, etc.
– En Africa: Egipto, Sudán, Orange, Transvaal, Natal (Africa delSur), etc.
– En América: Canadá, Terranova, Jamaica, Guayana Inglesa, Honduras Británica (Belice), Islas Malvinas (Falkland), etc.
– En Oceanía: Australia, Nueva Zelandia y numerosas islas del Pacífico.

Mapa de los grandes imperios-coloniales del siglo XIX
Mapa de los grandes imperios coloniales del siglo XIX
¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (18 votos, 4,28 de 5)