hombres cazando paleolitico

Paleolítico

Inicio » Prehistoria » Paleolítico

El Periodo Paleolítico o Edad Antigua de la piedra, abarca desde los orígenes de la vida hasta el surgimiento de las nuevas técnicas agrícolas, durante aquella época se implemento el uso de herramientas como piedras talladas, huesos, cueros, maderas, etc. Incluso es aquí donde el ser humano descubre el fuego. El término fue creado por el arqueólogo John Lubbock en 1865, siendo este periodo el más largo de la historia.
El periodo se divide en tres fases: Paleolítico Inferior, Paleolítico Medio, Paleolítico Superior

Paleolítico inferior (2.5 millones a 120 000 a.C.)

En esta primera fase del Paleolítico vivieron los Homo habilis en la zona oriental de África. Estos homínidos, que ya mostraban comportamiento grupal, organizados en bandas de 15 a 20 individuos, llevaban una vida nómada, desplazándose en un amplio territorio donde podían obtener alimento y establecerse durante periodos cortos en refugios naturales, principalmente cuevas.
Los Homo erectus, que surgieron después, se organizaron en grupos más grandes y mejor organizados que los Homo habilis. La lucha por la supervivencia debió impulsar la mutua colaboración para la creación de utensilios, la búsqueda de alimento y refugio, así como la defensa contra los animales depredadores.
Los Homo erectus fabricaron herramientas más eficaces y ampliaron sus recursos alimenticios al empezar a consumir animales. Entre esos utensilios destacan las primeras hachas de mano o bifaces, que demuestran la existencia de concepciones mentales avanzadas como la simetría.
En la fase final del Paleolítico inferior se comenzó a utilizar el fuego que, además de ser fuente de luz y calor, ahuyentaba a los animales peligrosos y constituía el único medio para modificar los recursos naturales, ya sea para la cocción de los alimentos o para la fabricación de nuevos tipos de instrumentos. El grado de organización social alcanzado por los erectus hizo necesaria la transmisión de ideas y conocimientos, lo que debió estimular el surgimiento del lenguaje hablado.

Paleolítico medio (120 000 a 40 000 a.C.)

Este periodo, cuya medición varía de una región a otra, se desarrolló principalmente en Europa y en el próximo Oriente, y se caracterizó por la presencia de los Homo sapiens de Neanderthal; aunque en la región asiática existen evidencias de la presencia de los Homo sapiens sapiens de tipo Cro Magnon, que ya tenían la estructura general de los seres humanos modernos. Ambas especies compartieron los rigores de los cambios climáticos producidos durante el Pleistoceno, era geológica caracterizada por periodos glaciales e interglaciales.
La tecnología muestra un avance en la fabricación de instrumentos, como la llamada técnica Levallois, que requería de mayor destreza que las anteriores. Sin embargo, al no contar todavía con armas tipo proyectil, los cazadores dependían de sistemas de acoso y de trampas para capturar a los miembros más jóvenes y débiles de las especies animales. Asimismo, en esta etapa aparecen los primeros indicios de que también se dedicaron a la pesca, principalmente en ríos, aunque también existe evidencia de recolección de productos marinos, como moluscos.
El comportamiento de ambas subespecies de Homo sapiens muestra en el Paleolítico medio dos rasgos significativos: uno se refiere a que lograron trasladarse, sobre todo los Neanderthales, hacia territorios situados muy al norte de la zona libre de hielos a la que se habían limitado los homínidos anteriores. El otro rasgo de gran importancia en el desarrollo de la cultura es la posible existencia de la primera manifestación de creencias religiosas, lo cual se infiere por los hallazgos arqueológicos ocurridos en varios sitios de Europa y el próximo Oriente, que muestran la práctica deliberada de enterrar a los muertos, lo que parece indicar la existencia de un pensamiento religioso o, al menos, la creencia en la vida después de la muerte.

Paleolítico superior (40 000 a 10 000 a.C.)

En la primera fase de este periodo, neanderthales y cromagnones convivieron en Europa cerca de 10000 años, hasta la extinción de la especie neanderthal por causas que aún no se conocen con precisión. En esa época surgieron los primeros cazadores-recolectores, con características sociales y económicas bien definidas, impuestas por las condiciones de su forma de vida determinada aún por el nomadismo.
Hombres y mujeres se organizaban en grupos unidos por lazos de parentesco; y es probable que en ese tiempo se haya iniciado la división del trabajo, cuya primera expresión debió ser la distribución de tareas de acuerdo con el sexo. Mientras los hombres perseguían a las grandes presas de caza o combatían con grupos rivales, las mujeres se dedicaban a la crianza de los niños, a recolectar plantas y conseguir alimentos que no implicaran separarse demasiado de sus hijos. Este hecho constituyó el fundamento primordial de la familia humana, cuya importancia se incrementó con el paso del tiempo y el surgimiento de nuevas necesidades.
En esta última fase del Paleolítico fue notable la evolución de la cultura en diferentes partes del mundo. En particular en Europa y Asia la tecnología presentó dos características: la difusión de técnicas novedosas para tallar la piedra, y la aparición de un nuevo instrumental fabricado en hueso o asta.
En la industria lítica se utilizó la técnica laminar, la cual consistía en producir instrumentos alargados, de bordes paralelos y cortantes, muy parecidos a los cuchillos actuales. La tecnología cuya materia prima era el hueso, se orientó hacia la fabricación de armas arrojadizas, muchas de las cuales muestran una decoración que puede considerarse artística.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (97 votos, 4,34 de 5)