Guerrero del Imperio Mongol

El Imperio Mongol

El Imperio Mongol sido una de las fuerzas más destructivas que ha conocido el mundo entero. Aparecieron en el siglo XIII de las llanuras asiáticas aterrorizando a los pueblos de Eurasia, desde China hasta Hungría. No obstante, menos de un siglo después el Imperio Mongol empezó a desintegrarse en estados independientes (Kanatos), que a finales del siglo XV habían desaparecido.

Las estepas se extienden a lo largo de más de 5 000 km desde la llanura del Danubio, en Europa oriental, a través del sur de Rusia y Asia central, hasta Manchuria. Su clima es extremo, con inviernos muy fríos y veranos secos. Las llanuras estaban habitadas por tribus de pastores nómadas que recorrían largas distancias con sus rebaños de caballos, ovejas y vacas y comerciaban con los pueblos instalados en tomo a sus límites.

A través del tiempo, surgían de las estepas bandas de guerreros —como la de Atila, cuyas incursiones sembraron el terror en Europa en el siglo V d.C.— que atacaban a los pueblos que vivían en cerca a sus fronteras. Aunque causaban gran terror, sus imperios territoriales no duraban demasiado, ya que les faltaba de estructuras políticas que unificaran sus imperios; sus líderes sólo eran eficaces en la medida en que obtenían botines para pagar a sus ejércitos.

Atila Imperio Mongol
Atila

Las Campañas Mongolas

El guerrero de las estepas más excepcional de todas las épocas fue Temujin, más conocido como Gengis Kan. Adoptó este título, que significa «gobernante universal», en 1206, tras unificar bajo su poder a todas las tribus mongolas. Gengis Kan, brillante jefe guerrero, creó el mejor ejército de caballería conocido. Para mantenerse en el poder había de tener constantemente ocupados a sus guerreros, cuando el flujo de botines de guerra se interrumpía, le abandonaban sin remordimientos. Asi que mantenía a su ejército activo a base de constantes incursiones y campañas que le llevaron desde el norte de la China, cruzando Asia central, hasta la India e Irán, y en torno al mar Negro hasta el sur de Rusia, conquistando un imperio mucho más extenso que el de Alejandro Magno.

Ningún ejército podía oponerse a las tácticas de combate de los mongoles. Eran magníficos jinetes que podían alejarse del peligro al galope en pocos instantes y disparar sus flechas sin dejar de cabalgar. Una de sus tácticas favoritas era simular una retirada y quedarse al acecho. Obtenían los mejores resultados en el campo abierto de la estepa.

Mapa del Imperio Mongol
Mapa del Imperio Mongol

A Gengis Kan le sucedieron como gran kan su hijo Ogodei (reinado, 1229-41) y sus nietos Kuyuk (reinado, 1246-48), Mongke (reinado, 1251-59) y Kublai Kan (reinado, 1260-94). Sus ejércitos conquistaron el Tibet, Corea, Persia, Iraq y gran parte de Rusia y Hungría. En 1279, después de más de una década de campañas, Kublai Kan conquistó la China de los Sung, tomando el título dinástico de Yuan. Fue la última gran conquista mongola, pues las campañas del sudeste asiático no aportaron nuevos éxitos y el intento de invadir Japón fracasó dos veces.

En sus guerras de conquista, los mongoles cometían atrocidades horribles: por ejemplo, al conquistar Bagdad en 1251 mataron a más de 200 000 prisioneros. Su táctica de terror costó millones de vidas y causó daños permanentes a las dos civilizaciones más avanzadas de la época, la islámica y la china. Las antiguas ciudades comerciales de Asia central, devastadas, nunca consiguieron recuperar su antigua prosperidad. Vastas regiones del norte de la China, Persia e Iraq quedaron despobladas, y Rusia quedó aislada durante casi dos siglos del desarrollo cultural europeo.

De todos modos, uno de los resultados del gobierno mongol fue el incremento del comercio y de los contactos culturales entre China y el resto del mundo. Los mongoles eran menos hostiles a los europeos cristianos que los musulmanes, gracias a lo cual comerciantes como Marco Polo pudieron viajar por primera vez a Oriente.

Gengis Kan
Gengis Kan

Desintegración del Imperio Mongol

En 1235 se estableció la capital del imperio mongol en Karakorum, paraje campestre de Mongolia que había sido el favorito de Gengis Kan. Pero como sus extensos territorios eran demasiado vastos para ser gobernados eficazmente desde un único lugar, se crearon kanatos subordinados para gobernar las conquistas occidentales: el kanato de la Horda Dorada (por el color de la tienda de su primer kan) en Rusia; el kanato II en Persia; y el kanato Chagatai en las estepas centrales. Se suponía que sus jefes estaban sujetos a la autoridad del gran kan, pero en 1260, al llegar Kublai a la dignidad de kan, todos ellos habían dejado de estar bajo su gobierno directo. Después de Kublai, los mongoles no tuvieron gobernantes destacados. Al empezar a desvanecerse su poder, incluso se les fue de las manos el control nominal de los kanatos occidentales, que se desintegraron en clanes y estados rivales. Los mongoles de la Horda Dorada se convirtieron al islam, lo que les apartó de sus súbditos, rusos cristianos. En Oriente, el Tibet recuperó su independencia en 1294. China fue liberada entre 1356 y 1368 por un líder rebelde de origen campesino conocido como Zhu Yuanz-hang, Hongwu o Hung-wu. Tras tomar Pekín, que había sido capital del Gran Kanato desde 1266, se proclamó primer emperador de la dinastía Ming (1368-1644). El poder del Gran Kanato quedó restringido al corazón mongólico de las estepas orientales.

Kublai Kan
Kublai Kan

Las Campañas de Tamerlán

Tamerlán (reinado, 1361-1405), emir de Samarcanda en el kanato Chagatai y caudillo de notoria brutalidad, fue el último conquistador mongol. Aunque era musulmán y de habla turca, afirmaba que descendía de Gengis Kan y era un nómada que pasó la mayor parte de su vida en campaña en Asia central y Oriente Medio. Muchos artesanos esclavizados fueron conducidos a Samarcanda para enriquecerla con varias de las mejores mezquitas del mundo islámico aunque, según la leyenda, Tamerlán construía torres con las calaveras de sus víctimas. El imperio de Tamerlán, como los de sus predecesores, murió con él. Sus campañas dejaron el mundo islámico en ruinas y debilitaron gravemente los kanatos occidentales.

Cómo citarnos
González, María y Guzmán, Jorge (2022, 13 de junio). El Imperio Mongol. Historia Universal. https://mihistoriauniversal.com/edad-media/imperio-mongol