Gran Muralla de China

Cultura China

Inicio » Edad Antigua » Cultura China

La cultura China forma un mundo aparte, de fuerte aislamiento. Tan sólo en las épocas prehistóricas, en especial el Neolítico, podemos señalar algún contacto entre mundos tan distantes. La cerámica con espirales pintadas de la cultura china de Yang-Chao, en el III milenio, se parece a la del Sur de Rusia y del Danubio en la misma época. Ha sido traída del Oeste, quizás por los primeros chinos, agricultores y ganaderos que llegan de las comarcas del Turquestán, donde estuvieron en contacto con caucásicos e indogermanos y con otros grupos mogoles, los uraloaltaicos y turcos.

La gente ya vivía en la gran región que en la actualidad llamamos China mucho antes del comienzo de la historia escrita. Los antepasados de los chinos actuales crearon asentamientos agrícolas cerca de dos poderosos ríos, el Huang He (Amarillo) y el Chang Jiang (Yangtze), hace unos 9.000 años.
Cerca del Huang He o río Amarillo, más septentrional, los primeros asentamientos agrícolas consistían en casas de madera enlucidas con barro y techadas con cañas. Los granjeros cultivaban una planta llamada mijo, además de pescar en el río y cazar.
Más al sur, la gente construía casas sobre pilotes en la pantanosa tierra cercana al Chang Jiang o «río Largo». Cultivaban arroz en las anegadas tierras y los arqueólogos han encontrado un temprano asentamiento datado en 6000-5000 a.C. Las excavaciones han demostrado que estos primeros chinos utilizaban herramientas de piedra y criaban búfalos, cerdos y perros.

Historia primitiva de la Cultura China

La emigración  de la cultura china debe ponerse en relación con los movimientos de pueblos en el III milenio, uno de los cuales llevó a los tocarios (indoeuropeos) hasta el Turquestán oriental. La emigración debió ser rápida, y los chinos conservaron relatos míticos de sus orígenes y de su llegada al territorio por el desierto de Gobi. A mediados del III milenio llegaron a la región del Hoang-ho, bajo el mando del patriarca Yao. Después se forman las dinastías Hia y Chang o Yin, durante las cuales ocuparon una fértil zona entre el Hoang-ho y el Yang-Tse-Kiang. Restos de poblaciones primitivas y elementos mogoles de la rama tibetobirmana y siamesa, que ocupaban el país, siguieron resistiendo en algunos núcleos meridionales a la absorción china.

La dinastía Shang

En torno a 3000 a.C., los habitantes de estos asentamientos estaban comenzando a protegerlos con muros de tierra. Las comunidades se hicieron más grandes bajo el liderazgo de gobernantes fuertes, muchos de los cuales aparecen en las leyendas chinas. Los gobernantes pasaban el poder a sus hermanos o hijos. La primera dinastía, o familia gobernante, en dejar pruebas históricas fue la de los Shang.
La dinastía Shang, que gobernó una amplia zona en torno al río Huang He, data de 1766 a.C. Por esas fechas, los chinos aprendieron a hacer bronce y la gente del periodo Shang utilizó este conocimiento para hacer herramientas, armas y recipientes.

Grabado de la dinastia Shang
Grabado de la dinastia Shang

La gente del periodo Shang estaba gobernada por un sacerdote-rey que era llamado «Hijo del Cielo». Se adoraba a los espíritus de los antepasados reales y se les consultaban las decisiones más importantes; también había muchos dioses, sobre todo el del sol -considerado una figura paterna- y la tierra, una figura materna. Los reyes Shang y sus nobles cazaban ciervos, jabalíes, tigres y lobos. Se piensa que tuvieron varias capitales, una detrás de otra, y se sabe que en torno a 1400 a.C. hicieron de Anyang su capital.
Anyang creció hasta convertirse en una ciudad simétrica fuera de la ciudad, con palacios y templos para el rey y los nobles, que viajaban con lujo en carros tirados por caballos. Las casas de la gente normal estaban hechas de adobes y cañas, con techos de paja.
En Anyang se han encontrado muchas reliquias Shang, incluidas más de 10.000 piezas de hueso y concha de tortuga cubiertas de escritura. La escritura Shang tiene más de 3.000 signos y era una forma antigua de escritura pictográfica china. Estos huesos y fragmentos de concha de tortuga reciben el nombre de huesos oraculares, puesto que eran utilizados como medio para ponerse en contacto con los dioses. Se escribían preguntas sobre ellos y luego eran calentados hasta que se rompían. Los sacerdotes examinaban las fragturas y, supuestamente, la forma de las mismas respondía a las preguntas.
Hacia el oeste, el territorio era gobernado por otra dinastía, llamada Chou, a quienes los Shang consideraban bárbaros. No obstante, ambos grupos convivieron pacíficamente durante muchos años. Luego, los guerreros tribales Chou guerrearon largo y tendido contra los Shang y terminaron venciéndolos.

Mapa de la dinastia Shang
Mapa de la dinastia Shang

La dinatía Chou

Los Chou se convirtieron en la dinastía gobernante en torno a 1050 a.C., y el soberano dividió su reino en más de cien estados, cada uno dirigido por un jefe local. Para controlar las nuevas tierras, los gobernantes Chou crearon un sistema feudal unos 2.000 años antes de que algo similar apareciera en Europa. Por debajo del soberano, la clase gobernante Chou estaba formada por cinco categorías de nobles. Cada categoría arrendaba tierras a los nobles de la categoría inmediatamente superior a la suya y toda la tierra era trabajada por plebeyos, que también tenían que cuidar de sus propias tierras, ayudados por la clase más baja de la sociedad Chou, los esclavos.
El soberano residía en la capital, Hao, cerca de la actual Chi’an, próxima a la orilla del río Huang He. Cada soberano Chou era sucedido por su hijo mayor y todos se esforzaron en mantener unidos los estados.
Sin embargo, en el siglo VIII a.C. un débil soberano Chou causó problemas. Se llamaba Yu y no era un buen gobernante. Pasaba gran parte de su tiempo con su amante y su comportamiento enfadó mucho a los nobles, en especial a los que eran familiares de su esposa. Finalmente, perdieron la paciencia con él y lo derrocaron.
Una leyenda china nos proporciona un colorido relato de la caída de Yu. Según la historia, un día Yu decidió gastar una broma para divertir a su amante. Ordenó que se encendieran fuegos en la cima de las colinas que rodeaban la capital, que era la señal convenida para advertir a los nobles de que ésta corría el riesgo de ser atacada. Los nobles enviaron de inmediato a sus ejércitos, sólo para encontrarse con que no existía tal amenaza y de que todo era una broma. Mientras Yu y su amante encontraban divertido el enfado de los soldados, otros se divirtieron menos. El suegro de Yu estaba particularmente enfadado. Reunió un ejército entre las tribus del oeste y encabezó una invasión de verdad. Yu mandó que se encendieran de nuevo las fogatas, pero esta vez los nobles ignoraron la señal. Yu fue asesinado y su amante secuestrada por los guerreros.
En el año 771 a.C., el hijo de Yu -el nuevo soberano- trasladó la capital Chou más al este, a Luoyang. Los estados individuales del reino Chou comenzaron por entonces a separarse territorialmente, entrando en guerra entre ellos cada vez más a menudo. Ambiciosos señores locales luchaban por el poder, lo que supuso un creciente desorden. En estas inestables condiciones, muchos pensadores intentaron encontrar vías para reunir a la gente en armonía. Entre ellos hubo dos hombres cuyas ideas tendrían un impacto duradero en la vida china: Laozi y Confucio.

Mapa de la dinastia Chou
Mapa de la dinastia Chou

La era de la Filosofía

Laozi

Laozi (un nombre que significa «Anciano filósofo») vivió en el siglo VI a.C. Poco es lo que se conoce sobre él aparte de las leyendas, pero sabemos que creía que lo más importante para la gente era vivir sus vidas del modo más sencillo posible y en armonía con la naturaleza. Su Tao o «Camino» contiene patrones de la naturaleza y sus seguidores posteriores, llamados taoístas, intentaban vivir de acuerdo a sus enseñanzas. Según la leyenda, Laozi intentó dejar su estado natal de Honan cuando era un hombre anciano. Pero el guardián de la frontera, que era un gran admirador del Tao, no le dejó salir hasta que no hubo escrito sus enseñanzas, que sólo se conocían por vía oral. Laozi accedió y escribió 81 poemas cortos, que desde entonces no han dejado de estudiarse. Los expertos creen que este libro, titulado Te Ching («El clásico del Camino y la Virtud») probablemente fuera escrito por seguidores taoístas cientos de años después.

Confucio

Confucio (551-479 a.C.) es la versión latina del título chino Kongfuzi, que significa «Gran maestro Kong». Es el título que se le dio a Confucio, nacido Kong Qui, en el Estado Chou de Lu. El padre de Confucio murió cuando él era todavía muy joven y trabajó duro par ayudar a su madre. Pasaba el tiempo estudiando, así como practicando la arquería y la música. Cuando tenía 22 años, Confucio se convirtió en profesor de historia y poesía. Además de estas materias, también enseñaba a sus alumnos a pensar sobre sus vidas y el modo en que debían vivirlas. Estas enseñanzas son las que hacen que 2.500 años después siga teniendo seguidores.
Confucio tenía miedo de que las peleas y las guerras entre los diferentes estados Chou condujeran a la desaparición de la civilización. Creía que la sociedad podía salvarse si se concentraba en la sinceridad y la honradez. Confucio recibió algunos cargos menores en Lu, pero el gobernador del Estado ignoró sus consejos y Confucio dimitió en torno al año 496 a.C. Se exilió junto a varios de sus seguidores y durante 13 años recorrió las diferentes cortes del reino.
Hacia el final de su vida, Confucio pasaba su tiempo enseñando y escribiendo, pero no está claro si alguno de sus escritos ha sobrevivido. No obstante, sus discípulos pusieron sus dichos por escrito en un libro titulado Analectas.
Cuando Confucio murió, no era muy conocido. Sus seguidores difundieron sus ideas y en torno al año 200 a.C. sus enseñanzas comenzaron a tener gran influencia en el modo en que China era gobernada.
Para cuando falleció, Confucio había visto cómo se hacían realidad muchas de las cosas que temía.

Confucio
Confucio

Fin de la dinastía Chou

En el año 479 a.C. la dinastía Chou encontraba difícil controlar su territorio de siete estados enfrentados. Había devastadoras batallas entre enormes ejércitos con carros arrastrados por caballos, armas de bronce y mortales ballestas (recién inventadas en China). Los ejércitos contaban en total con más de seis millones de soldados y en una batalla habida posteriormente, en el año 260 a.C., resultaron muertos más de medio millón de combatientes. El largo reinado de los soberanos Chou terminó cuatro años después, cuando los estados enfrentados comenzaron a luchar.
Entre esas provincias el Estado noroccidental de Ch’in demostró ser el más feroz y mejor disciplinado militarmente. En el año 221 a.C., su gobernador, Cheng, fue capaz de declararse victorioso sobre todos sus rivales y se llamó a sí mismo Ch’in Shihuangdi: «El primer emperador de Ch’in».

El primer emperador de China

Shihuangdi se convirtió en el primer emperador de una China unificada (el nombre moderno del país procede de la palabra Ch’in). Shihuangdi estableció un control centralizado para su imperio, quitándoles todo el poder a los jefes locales, que se vieron obligados a trasladarse a la nueva capital, Chanyang. Dividió China en nuevos distritos y los funcionarios que los dirigían respondían directamente ante él. También ordenó la construcción de una red de carreteras, canales y puentes por todo el imperio. Luego envió a enormes cantidades de trabajadores a construir una gran muralla en la parte norte del imperio, para mantener alejados a los posibles ejércitos invasores.

Qin-shi-huang, primer emperador de China
Qin-shi-huang, primer emperador de China

El «Primer emperador» intentó unificar todo lo posible en el imperio. Introdujo pesos y medidas estándar y se aseguró de que los caracteres de la lengua china se escribieran de igual forma en todas partes. Luego ordenó que se crearan grandes hogueras para poder quemar todos los textos conocidos, excepto los de materias útiles como la medicina, la farmacia y la adivinación del futuro. La razón era destruir los libros escritos por personas que criticaban su gobierno y destruir todo conocimiento del pasado. Los eruditos que se oponían eran arrojados a un profundo pozo y murieron a centenares.
Shihuangdi recibió el apodo de «Tigre de Ch’in». Era un duro político y un fuerte general, pero le tenia miedo a la muerte. En su gran palacio había más de 1.000 dormitorios, para que pudiera dormir cada noche en uno diferente, por si acaso alguien quería matarlo. También se construyó una tumba especial, de modo que estuviera protegido tras su fallecimiento. Su tumba contenía un ejército de más de 7.000 soldados, carros y caballos de terracota a tamaño natural. Este ejército de barro cocido llevaba armas de bronce de verdad, pero fueron robadas por los saqueadores de tumbas.

El auge de los Han

Shihuangdi murió en el año 210 a.C., tras haber sido emperador sólo durante 11 años; su hijo demostró ser un líder débil. Hubo rebeliones y una nueva dinastía, la Ha, se hizo con el poder en el año 202 a.C.
El primer emperador Han fue Liu Bang, el hijo de un simple granjero. Liu organizó unas provincias regionales similares a las de la época Chou y firmó la paz con las tribus que habían amenazado con invadir China desde Mongolia. Liu no era un hombre cultivado, pero terminó con las duras leyes del «Primer emperador». La dinastía Han gobernó el Imperio chino durante más de 400 años y la mayoría de los chinos actuales todavía se llaman a sí mismos Han.

Vestimentas de mujeres de la dinastia Tang
Vestimentas de mujeres de la dinastia Tang

Los emperadores Han creían en un gobierno fuerte y muy centralizado. El emperador Wu Ti, que gobernó entre los años 140 y 87 a.C. estaba decidido a mejorar la calidad de su burocracia e introdujo las oposiciones para elegir a los funcionarios. También fundó una universidad imperial donde los estudiantes aprendían los clásicos del confucianismo, que terminó convirtiéndose en la filosofía del Estado. Durante el gobierno de Wu Ti florecieron las artes. Los poetas Han escribieron en un estilo particularmente claro que todavía es famoso en la literatura china, mientras que los artistas de la época producían bella cerámica vidriada y grabados en piedra. La mayoría de esos artistas, profesores, filósofos y funcionarios vivían en la capital Han, Changan, que, al igual que todas las ciudades chinas antiguas, estaba dispuesta según un estilo simétrico y ordenado.

Medicina

En la época de la dinastía Han, la medicina china ya estaba muy avanzada. La antigua medicina china se basaba en la idea de que en una persona sana existía una armonía entre fuerzas opuestas, lo que sería la base de la acupuntura, que todavía se utiliza en la actualidad. Los médicos encontraron vías en el cuerpo que respondían a la estimulación mediante agujas y restauraban el equilibrio entre las dos principales fuerzas de la naturaleza, el yin y el yang. El yin es la fuerza femenina, asociada con la tierra y la oscuridad, mientras que el yang es la fuerza masculina, asociada con el cielo y la luz. Los acupuntores insertan agujas en puntos concretos del cuerpo para poner esas dos fuerzas en equilibrio y de ese modo aliviar el dolor.

Fin de la dinastía Han

En el año 25 d.C., la capital Han fue trasladada a Luoyang. En torno al año 125 d.C., el deseo de los Han de mantener el orden recibió el apoyo de la invención del papel, que hizo que el registro de datos fuera mucho más sencillo. El Imperio Han continuó creciendo durante algún tiempo, pero terminó por derrumbarse debido a las rivalidades entre los generales, los consejeros imperiales y los funcionarios. La dinastía terminó en el año 220 d.C. y durante los siguientes 400 años China estuvo de nuevo dividida entre estados enfrentados.

Dinastía Sui

China fue reunificada durante el corto gobierno de la dinastía Sui, entre los años 581 y 618 d.C. Por esas fechas, el sistema de canales que se había comenzado cientos de años antes fue reconstruido y ampliado. En el año 610 d.C. los ingenieros chinos habían planeado y construido el Gran Canal para unir el Huang He con ríos más meridionales. Este enorme canal hizo que el transporte de arroz y otros alimentos desde el sur al norte del imperio, donde vivía la mayor parte de la población, fuera más sencillo. El gran canal de la dinastía Sui fue llevado todavía más al sur en años posteriores, y todavía se utiliza.

La dinastía Tang

En el año 618 d.C., una poderosa nueva dinastía se hizo con el control del imperio. La dinastía Tang duraría casi 300 años, en lo que fue una Edad de Oro para China. Durante el gobierno de los emperadores Tang, la capital imperial, Changan, creció hasta convertirse en la ciudad más grande del mundo, en la que vivían más de un millón de personas. Muchos mercaderes y estudiosos del resto de Asia la visitaban. El budismo, que había llegado a China procedente de la India algunos siglos antes, comenzó a florecer.

Grabado de la dinastia Tang
Grabado de la dinastia Tang

En esta era de prosperidad, la gente rica llevaba una vida confortable. Vivían en casas de ladrillo y madera de dos o tres pisos de altura, rodeadas de bellos patios y jardines, vestían lujosos trajes de seda y tenían mucho tiempo libre. Les gustaba escuchar música y poesía, así como jugar al ajedrez y las cartas. Compraban bienes de oro, plata y jade, y les gustaban especialmente los cuencos, copas y otros recipientes de porcelana. La porcelana más delicada se destinaba al uso del emperador, la de segunda categoría era utilizada por el emperador para hacer regalos, mientras que la de tercera categoría era de uso corriente.
El periodo Tang, China amplió sus fronteras y comerció con otras tierras. Muchos mercaderes viajaban desde y hasta Asia central, Persia y el mar Mediterráneo por la Ruta de la Seda, un recorrido de más de 6.000 kilómetros. Los bienes que los mercaderes chinos llevaban al oeste eran seda, papel y porcelana, mientras que los mercaderes extranjeros llevaban lana y metales preciosos a China. En los mercados de Changan siempre había mucha actividad y el incremento del comercio llevó más prosperidad a los artesanos y granjeros del imperio. La suerte de la gente normal también mejoró durante el gobierno Tang y aquellos que destacaba por su inteligencia tenían la posibilidad de subir de categoría aprobando exámenes y consiguiendo un puesto entre el funcionariado.
Pero de nuevo un periodo de gran agitación política sacudió China. En el año 868 hubo una rebelión militar contra la dinastía Tang y 13 años después los rebeldes conquistaron Changan. Los gobernadores provinciales declararon su independencia del gobierno central y en 907 el último emperador Tang fue derrocado.

Mapa de la dinastia Tang
Mapa de la dinastia Tang

Leyenda del origen de la seda

Según una leyenda china, la seda fue descubierta en torno a 2700 a.C. -mil años antes del comienzo de la dinastía Shang- en los jardines del palacio de un soberano llamado Huangdi. El rey le pidió a su esposa Xilingshi que encontrara qué es lo que estaba dañando las moreras y ella descubrió que unos pequeños gusanos se comían las hojas de las moreras y tejían brillantes capullos blancos. Se llevó algunos de ellos al palacio para estudiarlos y tiró uno en agua caliente. Para su sorpresa, una malla enredada surgió del capullo, comprobando además que estaba formada por un solo hilo, largo y delgado.
Xilingshi estaba tan encantada con el delicado hilo, que reunió más capullos y utilizó su seda para tejer un vestido especial para su esposo. Luego lo convenció para que le diera una arboleda de moreras para tener un suministro constante de capullos y seda. También se dice que Xilingshi inventó el carrete para unir los hilos y el telar para tejer la seda.
No se sabe si la leyenda se basa en un hecho real, pero es indudable que los chinos fueron los primeros en descubrir cómo fabricar seda y que durante 3.000 años fueron los únicos en hacerlo.

Ruta de la seda
Ruta de la seda

El confucianismo

En los siglos VI y V a.C. el filósofo chino Confucio introdujo un nuevo modo de pensar. Confucio creía que todas las personas tenían que ser sinceras, valientes y corteses para con los demás. Si las familias actuaban así, el gobierno y los soberanos también estarían bien organizados, de modo que el bienestar de todo un reino comienza en los hogares de la gente. Los niños tienen que obedecer a sus padres, exactamente del mismo modo en que la gente normal debe obedecer a sus soberanos. Confucio puso muchas de sus reglas en forma de dichos, como éste, por ejemplo: «Un caballero se preocupa tanto de saber qué es lo correcto como los hombres menos importantes en descubrir qué es lo que merece la pena.»
No obstante, si bien Confucio creía que la gente tenía la obligación de obedecer a sus soberanos y gobernantes, también creía que estos gobiernos tenían una obligación con sus súbditos. Creía que el buen comportamiento de los soberanos tenían un efecto más beneficioso sobre la gente normal que las leyes y los castigos. Confucio llegó tan lejos como a decir que los gobiernos corruptos tenían que ser derrocados por sus súbditos.
En la actualidad, el confucionismo se considera a menudo una religión, pero no tiene sacerdotes ni propugna la adoración de dioses. El confucianismo es realmente una filosofía, una guía moral y para el buen gobierno. Las enseñanzas de Confucio demostraron ser tremendamente duraderas y tuvieron una enorme influencia en la sociedad china durante gran parte de los siguientes 2.500 años.

La Gran Muralla china

La Gran Muralla china era parte del programa constructivo del primer emperador Ch’in, Shihuangdi. Aunque varios lienzos de la muralla de tierra ya habían sido construidos por algunos estados septentrionales en el año 300 a.C., fue Shihuangdi quien ordenó que esos cortos muros fueran reparados, reforzados y convertidos en una muralla continua de piedra para mantener alejados a los invasores del norte.
Una fuerza de 300.000 campesinos, antiguos soldados y esclavos tardó 20 años en completar la tarea. Trabajaron en unas condiciones duras y crueles, especialmente durante los tremendamente fríos inviernos. Los hombres que caían eran sencillamente tirados dentro de los cimientos de la gran muralla, que se construyó literalmente sobre sus cuerpos.
Cuando estuvo terminada, en torno 200 años a.C., la muralla tenía unos 3.400 kilómetros de largo. Alcanzaba cerca de 9 metros de altura y la parte exterior estaba recubierta de losas de piedra. Por encima corría una carretera lo suficientemente ancha como para que la recorrieran carros. Había torres de vigilancia cada 90-180 metros y dentro había soldados apostados. En época de peligro, se encendían una serie de fuegos para avisar a los soldados de la muralla.
Posteriormente otros emperadores chinos reforzaron y ampliaron la muralla de Shihuangdi; la última gran renovación tuvo lugar 1.500 años después. Durante la dinastía Ming, que controló China desde 1368 a 1644, la gran muralla fue reconstruida gradualmente hasta alcanzar una longitud de más de 6.000 kilómetros, desde las montañas del noroeste de China hasta el golfo de Bo Hai. Gran parte de la muralla todavía existe hoy día.

La gran Muralla China
La gran Muralla China

La invención del papel

Los eruditos de la antigua China escribían en tiras de bambú (unidas luego para formar libros), sobre madera o sobre seda. Todo eso cambió en el año 105 d.C., cuando Cai Lun, un funcionario de la corte del emperador Hoti, de la dinastía Han, inventó el papel.
El primer papel se hizo con trapos de seda. Luego se utilizaron otros materiales fibrosos, como el bambú, la corteza de morera o el cáñamo. Las materias primas se empapaban con agua para ablandarlas. Luego eran hervidas y machacadas hasta que se formaba una pasta. El papel se creaba introduciendo dentro de la pasta una fina malla de bambú que, al sacarse del recipiente, quedaba cubierta con una delgada película de fibra. La malla se prensaba para extraerle el agua y luego se dejaba secar sobre un muro caliente.
Una vez seca, la hoja se separaba de la malla y se pulía sobre una superficie plana y dura.
Más tarde, los fabricantes chinos de papel utilizarían trapos, cuerdas y redes viejas como materia prima. El papel que fabricaban se utilizaba para envolver cosas y para vestidos, así como para escribir. Los chinos consiguieron mantener en secreto ante el mundo el arte de la fabricación de papel durante cientos de años.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
7 votos, 4,00 de 5 estrellas