ajanta pinturas

Cultura India

Inicio » Edad Antigua » Cultura India

La Cultura India se ubicó en la península central del sur de Asia tiene en la historia de la cultura humana un lugar preeminente por sus maravillosas creaciones espirituales y por sus aportes a la cultura y el arte universal.
Extensos y variados climas, forma parte todavía de un gran triángulo cultural cuyos otros vértices son el occidente de Europa y el sur de África. Las poblaciones emparentadas con los occidentales encontramos, razas enteramente distintas como los pigmoides, mundas y mongoloides.

Tras la civilización de la Edad del Bronce del valle del Indo, otra gran civilización surgió en la India, convirtiéndose en el primer imperio de esta nación. Al igual que la civilización del Indo estuvo influida por el río del mismo nombre, la civilización india lo estuvo por el poderoso Ganges.
Durante más de mil años tras el final de la civilización del valle del Indo, en torno a 2000 a.C., los antiguos pueblos de la India vivieron en poblados y pequeñas ciudades. Durante esos años tuvieron lugar algunos cambios significativos. Un pueblo nuevo penetró en la India desde el norte, trayendo con él un nuevo modo de vida y un nuevo lenguaje: el sánscrito. Estas tribus védicas (se llamaban a sí mismos arios) eran ganaderos que gradualmente fueron conquistando a los habitantes de las llanuras del Ganges y comenzaron a asentarse en pequeñas ciudades.

Forma de vida

Según los Vedas (los textos sagrados de donde toman su nombre estos pueblos), la gente de las tribus védicas se dividía en tres clases o castas (varnas): los sacerdotes (brahmanes) eran los primeros, luego venían los guerreros, con los terratenientes y los mercaderes en tercer lugar. Los nativos conquistados se convirtieron en la cuarta clase, la de los campesinos. Las tribus védicas luchaban constantemente entre ellas.
Poco a poco, las ciudades comenzaron a formarse de nuevo y alrededor de 600 años a.C. ya había muchas en el norte de la India. A menudo eran el centro de un pequeño reino o república. Kausambi es un típico ejemplo: en ella vivían unas 10.000 personas y más gente lo hacia en pequeñas ciudades y poblados en torno a la ciudad.

Extracto de Mahabharat
Extracto de Mahabharat

La ciudad de Kausambi estaba protegida por un gran muro de tierra que la rodeaba. En el interior de la muralla los kausambios trabajaban en muy diversas ocupaciones. Los alfareros hacían una cerámica especial con una superficie negra y brillante, utilizando una técnica que todavía no se ha descubierto. Los trabajadores del metal fabricaban objetos de cobre o herramientas y armas de hierro. Los orfebres fabricaban elaboradas cuentas de concha y con piedras caras. Los mercaderes comerciaban desde sus tiendas o con mercaderes en otras ciudades. Los funcionarios del gobierno recaudaban los impuestos y supervisaban las obras públicas, mientras que la policía mantenía el orden. La mayoría de los poblados en torno a Kausambi eran de agricultores.
Por esa misma época, mientras las ciudades crecían, los gobiernos locales comenzaron a manufacturar monedas de plata para facilitar las compras y ventas. Esas primeras monedas eran pequeñas barras alargadas con un pequeño ángulo en un extremo.
La escritura probablemente comenzó en el siglo V a.C. Los escritos indios más antiguos proceden de Sri Lanka, el país isleño que se encuentra al sur del extremo de la India. Allí es donde los arqueólogos han encontrado fragmentos de cerámica con letras raspadas sobre ellos que datan de alrededor de 400 años a.C.
Aunque no se han encontrado ejemplos, es probable que los mercaderes del norte de la India estuvieran utilizando la misma escritura para llevar sus cuentas y que su uso date de una fecha anterior a la encontrada en Sri Lanka. Parece que la escritura surgió como un sistema para poder registrar los detalles de los negocios. Posteriormente, los funcionarios comenzaron a recoger con ella los asuntos del gobierno, mientras que otras personas ponían por escrito historias y mitos que hasta entonces habían sido memorizados y transmitidos de forma oral.

Guerras locales

El periodo védico parece haber sido próspero, pero no pacífico. Los muchos príncipes existentes luchaban entre ellos y los vencedores comenzaron a conquistar a sus vecinos. No tardó en haber cuatro reinos que dominaban la India del norte y continuaron luchando entre ellos por la supremacía. En el año 330 a.C. el reino de Magadha se había convertido en el vencedor de esta lucha y comenzó a intentar controlar otras partes de la India.
Además de estas guerras, la sociedad estaba experimentando muchos cambios. Los reyes y los gobiernos se estaban volviendo cada vez más poderosos, al tiempo que algunas personas, como los mercaderes, se volvieron muy ricas a pesar de que la mayoría de la población siguió siendo campesina. Dado que la religión de los brahmanes procedía de unos tiempos más sencillos, pronto dejó de ser adecuada para los nuevos modos de vida en las ciudades y los grandes reinos. Algunos pensadores propusieron nuevas religiones que se adaptaran a las nuevas necesidades. Uno de ellos fue Gautama, que creó el modo de vida que se conoce como budismo. Otro fue Mahavira, que creía en la no violencia. Sus seguidores, llamados jainistas, temían tanto matar a un ser vivo que se cubrían la boca con máscaras para evitar tragarse insectos.
Al mismo tiempo que se estaban formando los reinos del Ganges, los persas estaban conquistando casi todo el Oriente Próximo y Medio, desde el moderno Afganistán hasta Egipto y el norte de Grecia. El Imperio persa también incluía parte de la India, una zona que en la actualidad pertenece al norte de Pakistán.

Batalla de Hydaspes
Batalla de Hydaspes

El poderoso Imperio persa fue derribado por el joven rey macedonio Alejandro Magno. En el momento de su muerte, en el año 323 a.C., con sólo 32 años de edad, Alejandro había conquistado todas las tierras persas, llegando hasta el río Indo, habiendo considerado la posibilidad de conquistar el poderoso reino de Magadha. Sin embargo, después de ganar una dura batalla contra Porus, rey del Punjab, cerca del río Jhelum, el ejército de Alejandro regresó a casa. Tras la muerte de Alejandro sus generales pelearon por los pedazos del Imperio macedónico, pero ninguno de ellos fue capaz de conservar el noreste de la India. Fue durante este periodo de confusión cuando se formó el primer imperio indio.

El imperio Mauryano

En el año 320 a.C. un joven indio llamado Chandragupta Maurya derrocó al soberano de Magadha y se sentó en el trono. Algunas historias cuentan que Chandragupta ayudó en la lucha contra el ejército de Alejandro cuando los griegos invadieron la India. Si ello es así, puede que la experiencia le diera a Chandragupta la ambición de gobernar su propio imperio. Menos de un año después de la muerte de Alejandro, Chandragupta había arrebatado a los generales griegos Afganistán y el noroeste de la India.
Cuando llegó al trono Bindasura, el hijo de Chandragupta, conquistó grandes zonas al sur del Ganges. En el año 250 a.C., durante el reinado de su hijo Ashoka (sobre 273-232 a.C.), el Imperio mauryano se extendía por la mayor parte del norte de la India. Ashoka fue un rey poderoso y justo, durante cuyo reinado la India disfrutó de paz y prosperidad.
Los soberanos Mauryanos construyeron una inmensa capital en Pataliputra (la moderna Oatna). La ciudad tenía unos 14 kilómetros de largo en su lado paralelo al Ganges y fue una de las ciudades más grandes del mundo antiguo. Un muro de gruesos troncos rodeaba la ciudad, además de un enorme foso seco; en la muralla había 570 torres y 64 puertas. No se ha excavado demasiado de la ciudad, de modo que poco es lo que se conoce de ella. No obstante, sí se han excavado los restos de un palacio: una inmensa plataforma con 80 pilares de piedra para soportar un tejado de seis metros de altura.

Stupa de Sanchi, Imperio Maurya
Stupa de Sanchi, Imperio Maurya

Construcción de palacios y templos

Los Mauryanos construyeron otras muchas ciudades. Los arqueólogos han excavado algunas de ellas, con calles ortogonales. La gente vivía en casas espaciosas (algunas con dos pisos) de hasta 15 habitaciones. En medio de la casa había un patio donde la familia podía cocer el pan, cocinar y realizar otras tareas al aire libre. Podemos imaginarnos ventanas con elaboradas contraventanas de madera para mantener fuera la fuerte luz solar del norte de la India, con balcones sobre el patio y, quizá, árboles olorosos y enredaderas floridas.
Los reyes Mauryanos también construyeron muchos edificios religiosos fuera de las ciudades. Los budistas construyeron monumentos de varios tipos. Los stupas son cúpulas de tierra y ladrillo construidas para proteger objetos sagrados. Al principio los stupas eran sencillos túmulos de tierra, pero no tardaron en ampliarse y decorarse. Más tarde los stupas contuvieron reliquias (objetos o restos) de gente santa o textos sagrados. Alrededor del stupa había un camino para que la gente pudiera pasear y meditar. Los budistas también construyeron grandes salas de adoración con techos abovedados. Algunas eran redondas y otras alargadas, con un extremo redondeado para un pequeño stupa de interior. Muchas de estas primeras salas fueron excavadas en la roca, como los monasterios y templos de Ajanta, los primeros de los cuales fueron realizados en los siglos II y I a.C.
Los brahmanes también construyeron templos, principalmente para el dios Visnú, aunque conocemos menos sobre ellos. Tanto los stupas como los templos eran las primeras manifestaciones de las tradiciones budista e hindú de bellos y espectaculares edificios, que florecieron en los siglos posteriores a los Mauryanos.

Los pilares de Ashoka

Ashoka
Ashoka

Ashoka fue el primer rey indio en escribir sus órdenes y dejar por escritos sus hazañas. Los textos fueron grabados en rocas o en grandes pilares de piedra erigidos en lugares públicos. Los pilares de Ashoka se encuentran entre los más famosos de los monumentos de la Antigüedad india. Están hechas de una piedra especial que se encuentra cerca de la moderna Benarés, en la llanura este del Ganges. Cada pilar es un monolito de unos 12 metros de largo, pulido y con un cuidado acabado.
En la parte superior hay una especie de capuchón decorado y la figura de un animal; a menudo es un león, pero en ocasiones se trata de un toro o un caballo. El pilar de Sarnath tiene cuatro leones, una obra de arte que la India moderna ha adoptado como su símbolo.
La mayoría de los pilares de Ashoka fueron erigidos en Magadhan, el corazón del Imperio mauryano, pero otros se colocaron en la India central y muy lejos en dirección noroeste. Esto significa que estas gigantescas piedras tenían que ser transportadas, probablemente mediante elefantes, a lo largo de 1.600 kilómetros, cruzando llanuras y montañas.

 

Declive del imperio Mauryano

Los reyes Mauryanos posteriores se enfrentaron a problemas que no pudieron resolver y el imperio se desintegró cuando el último rey Mauryano murió, en el año 185 a.C. La India se dividió de nuevo en muchos reinos. Extranjeros, incluidos los griegos de Afganistán, gobernaron algunos de los reinos del noreste de la India.

Los Kushan

En torno al año 100 d.C., los kushan, procedentes del Asia central, invadieron la India del norte, creando un imperio que ocupaba desde Asia central hasta la cuenca del Ganges, incluyendo tierras junto a la ruta de la seda, el camino de caravanas que conectaba China con la India y Europa.
Los kushan recuperaron parte de la grandeza del Imperio mauryano y abrazaron el budismo. Con su protección, la religión se difundió por toda Asia y China y se produjeron muchas piezas magníficas de escultura budista. Su imperio perduró unos tres siglos antes de deshacerse de nuevo en pequeños reinos.
A pesar del fracaso político del Imperio mauryano, el comercio marítimo por el océano índico comenzó a florecer. Barcos romanos cargados con productos de las civilizaciones mediterráneas navegaban por el índico en busca de bienes indios, como especias, marfil y joyas. También bajaron por la costa oeste de la India y algunos se aventuraron incluso hacia el norte, a lo largo de la costa este. Los reyes que controlaban la India central promocionaron el comercio indio por mar tanto hacia Arabia y África, por el oeste, como hacia el este y el sureste de Asia.

 

Kanishka, rey Kushan
Kanishka, rey Kushan

Aunque la India había perdido la unidad política del Imperio mauryano, la gente siguió prosperando bajo los muchos reinos que lo siguieron. Se construyeron ciudades más espaciosas. Artesanos tales como alfareros, carpinteros y herreros formaron gremios que establecieron reglas, inspeccionaban la calidad de los productos y establecían los precios. Los gremios estaban estrechamente ligados al sistema de castas y ayudaron a asegurar que los hijos siguieran los pasos de sus padres y permanecieran dentro de su propia casta. Los gremios se hicieron tan ricos que podían permitirse el lujo de donar dinero para la construcción de monumentos budistas.
Las salas de oración budistas, los stupas y los monasterios se hicieron más grandes y su ornamentación se hizo más importante, al ser decorados con esculturas, barandillas de piedra y elegantes pasajes. Algunas cuevas budistas también cuentan con elaboradas imágenes pintadas en sus muros. Los artistas budistas del noroeste de la India tomaron prestadas muchas ideas griegas y crearon un grácil estilo de escultura, que tuvo una perdurable influencia en el arte indio. No obstante, el budismo no era la única religión. Los brahmanes continuaron realizando sacrificios a sus dioses. Los dioses de Persia y Grecia contaban con adoradores en la India noroccidental y, según la tradición, el apóstol santo Tomás fundó iglesias en el sur del país.

Mapa del Imperio Kushan
Mapa del Imperio Kushan

El imperio Gupta

En el año 320 d.C., una familia de ricos terratenientes llamados Gupta se hicieron con el poder en Magadha. El primer rey, Chandragupta I, sólo gobernó sobre la zona oriental del Ganges. No obstante, el segundo rey, Samudra, comenzó a construir un gran imperio conquistando las tierras vecinas. El poder de los Guptas alcanzó su zenit durante el reinado de Chandragupta II (375-413), cuando la familia controlaba todo el norte de la India, desde la desembocadura del Ganges hasta el río Indo y el norte de Pakistán.

Mapa del Imperio Gupta
Mapa del Imperio Gupta

La religión

Los reyes Gupta favorecieron la religión hindú y revivieron muchos rituales brahmánicos. Al mismo tiempo, el propio hinduismo estaba cambiando. La gente comenzó a adorar a los dioses de un modo más personal, en vez de limitarse a hacerles sacrificios, y los sacerdotes perdieron importancia. La devoción hindú comenzó a centrarse en las estatuas de los dioses. Las estatuas eran símbolos del dios y muchas de ellas tenían cuatro u ocho brazos, cada uno sujetando un objeto que representaba aspecto distinto del dios. No obstante, los templos hindúes siguieron siendo edificios bastante pequeños; los impresionantes templos con torres y elaboradas esculturas son de una época posterior.
Los filósofos hindúes comenzaron a escribir sus pensamientos y se desarrollaron varias escuelas diferentes de filosofía hindú, que todavía existen en nuestros días. Los filósofos y los sacerdotes del periodo Gupta escribieron muchos de los más sagrados libros del hinduismo.
Los Gupta fueron tolerantes con otras confesiones religiosas y las creencias budistas siguieron estando muy extendidas. Los reyes y otras personas con riqueza daban grandes cantidades de dinero tanto a los templos hindúes como a los templos budistas, pero lentamente el budismo fue perdiendo popularidad. En la actualidad, el budismo no es muy habitual en la India, su lugar de nacimiento, pero sigue siendo la fe de muchas personas en China, Japón y el sureste de Asia.

Conocimientos y educación

El periodo Gupta fue la Edad de Oro de la literatura y el arte indio clásicos. Las matemáticas y la astronomía también progresaron mucho. Los científicos dijeron que la Tierra era un globo que giraba y que los eclipses lunares eran causados por la sombra de la Tierra al cubrir la Luna. Una universidad budista era tan famosa que a ella llegaban estudiantes de China y del sureste de Asia para formarse.
Las escuelas hindúes enseñaban sobre todo materias útiles para los debates religiosos, como gramática, redacción, lógica, poesía y oratoria. Las escuelas tenían mucho dinero y la educación era gratuita. No obstante, la mayoría de los niños no asistían a ellas, sino que adquirían una educación práctica en los gremios profesionales de sus padres.

Administración

Los reyes Gupta dejaban en que los lugareños resolvieran su problemas locales, de modo que la cámara de comercio y los gremios eran los responsables de la administración de muchas ciudades. La artesanía floreció y la India se hizo famosa por sus delicados vestidos, el marfil tallado, las perlas y otros productos especiales. El comercio con otros países se hizo cada vez más importante. Las ciudades aumentaron su prosperidad, aunque todavía mucha gente pobre siguió viviendo en barrios de chabolas.

Los Hunos invasores

Este periodo de paz y prosperidad empezó a declinar cuando los hunos, procedentes del Asia central, invadieron la India en torno a 460 a.C. Los indios resistieron durante algún tiempo, pero el comercio se vio interrumpido, lo que redujo los ingresos del Imperio Gupta. Sus reyes se fueron debilitando y diversas zonas del imperio se declararon independientes, momento en que los hunos invadieron de nuevo el país.
En el caos que siguió, la vida en la ciudad desapareció por completo en varias zonas de la India; para los monasterios budistas fueron malos años. Los reyes Gupta continuaron gobernando cinco décadas más, pero sólo en su tierra natal de Magadha.

Invasión de los hunos
Invasión de los hunos

En torno al año 515, la mayor parte de la India nor-occidental había pasado a formar parte del imperio de los hunos del Asia central. Poco es lo que se conoce de su gobierno sobre la India, aparte del hecho de que fueron unos conquistadores crueles que oprimieron a la población autóctona. Afortunadamente, no gobernaron la India durante mucho tiempo, pues su imperio se derrumbó cuando fueron derrotados por los turcos a mediados del siglo VI.
En el año 606, unos años después del último rey Gupta, un jefe brillante y dinámico llamado Harsha se convirtió en el rey de Kanauj, una ciudad de la llanura del Ganges. Harsha creó un imperio en el norte de la India, pero mucho más pequeño que el de los Mauryanos o los Gupta. No consiguió derrotar a los ahora poderosos reinos del sur de la India, de modo que se contentó con gobernar la llanura del Ganges. Al igual que los Gupta antes que él, Harsha fue generoso con el dinero y los regalos que entregaba a las organizaciones hindúes y budistas. También promocionó las artes. Una de las obras maestras de la literatura sánscrita es una biografía de Harsha escrita para glorificar sus hazañas. No obstante, al morir tras 40 años en el trono, su imperio se desintegró. La India tendría que esperar cerca de mil años para que se formara otro imperio.

El sur de la India

El sur de la India esta separado del norte por la cadena montañosa del Vindhya y el río Narmada, por lo que se desarrolló aislada del norte. Se conoce poco de su primera historia, pero mientras que las civilizaciones del norte se situaban en las cercanías de grandes ríos, el sur estaba influido por el mar. Los textos antiguos hablan del comercio de perlas, oro y piedras preciosas. En el siglo III a.C. se estableció contacto con el Imperio mauryano y las poderosas familias meridionales, o clanes, pudieron ver otros sistemas políticos. Esto influiría en el desarrollo de los primeros estados de los cholas, pandyas y cheras. No obstante, no fue hasta el siglo VI d.C. cuando apareció el primer gran reino meridional.

Imperio Kushan
Imperio Kushan

El sistema de castas en la India

Las varnas (clases sociales) de la época védica fueron el comienzo del sistema de castas, en el que las personas nacen dentro de un grupo determinado, llamado jati, y tienen que casarse con alguien del mismo grupo. Las varnas son grupos de jatis. El sistema de castas está estrechamente relacionado con ideas religiosas referentes a la pureza ritual y la suciedad, de modo que las varnas y los jatis están ordenados según su grado de pureza. No resulta sorprendente saber que los brahmanes (sacerdotes) eran los más puros, mientras que los shudra (campesinos) era los menos puros. Para impedir que la gente más pura se viera contaminada por la gente que lo era menos había muchas reglas sobre el adecuado comportamiento. Los que estaban fuera del sistema de castas eran considerados parias y, por ello «intocables».

El cambiante papel de la mujer en la India

Antes de la aparición del Imperio mauryano, la sociedad india era matriarcal; es decir, que las mujeres tenían una categoría elevada y el apellido y la propiedad a menudo se transmitían a través de la línea femenina. No obstante, según se incrementó la influencia védica en el norte, las mujeres pasaron a estar controladas por los hombres de sus familias, aunque todavía poseían algunos derechos de propiedad; las mujeres de categoría elevada recibían una buena educación.
Durante el Imperio mauryano el papel de las mujeres se centró en el matrimonio, pero las mujeres de clase alta siguieron recibiendo una buena educación. En el periodo gupta la mayor parte de las mujeres quedó completamente restringida a la vida doméstica. De hecho, en algunas partes de la India se esperaba que las viudas de clase alta se arrojaran a la pira funeraria de su esposo muerto para convertirse en sati(mujer virtuosa). Algunas mujeres de clase alta recibían educación, pero sólo para que pudieran hablar de forma inteligible con sus esposos. No obstante, la mayoría de las reglas restrictivas contra las mujeres se aplicaban sólo a las familias de alto rango, puesto que las campesinas tenían que trabajar junto a sus familias en los campos.

La literatura védica

Los Vedas son la más antigua literatura religiosa india y los textos más antiguos utilizados todavía en la actualidad por una religión. Están escritos en una versión antigua del sánscrito. Los cuatro Vedas principales, incluido el famoso Rigveda (el texto más antiguo), son colecciones de himnos, instrucciones sobre cómo realizar los rituales, palabras sagradas (mantras) para la oración y encantamientos. Los Vedas datan aproximadamente del año 1000 a.C. Eran transmitidos como versos memorizados que cada generación de brahmanes enseñaba a la siguiente. Los Vedas se pusieron por escrito después de que los indios inventaran la escritura, puede que en torno al año 400 a.C.
Los dos principales poemas épicos de la India, el Mahabharata y el Ramayana están fechados alrededor de los años 800 a.C. y 500 a.C., pero no se escribieron hasta mil años después.
Estos poemas épicos mezclan historia y leyenda, proporcionándonos una vívida imagen de las primeras creencias indias, así como claves sobre la primera historia india.

Las religiones de la India

En la India ha habido muchas religiones desde la llegada de los pueblos védicos, hace 3.000 años. Los textos sagrados antiguos, los Vedas, describen una religión en la cual los brahmanes, o sacerdotes, realizaban rituales en diferentes ocasiones y a distintos dioses. Los brahmanes eran los guardianes de la tradición y las únicas personas que poseían el derecho a realizar sacrificios y otras actividades para los dioses. El papel de los brahmanes le dio a la religión su nombre moderno: brahmanismo.

Vishnu
Imperio Kushan

Hinduismo

Con el paso del tiempo el brahmanismo cambió lentamente, hasta convertirse en el hinduismo. Un tipo temprano de hinduismo se formó en los siglos posteriores al Imperio mauryano (después de 200 a.C.). Los distintos dioses fueron combinados en Visnú, Siva y sus esposas. Aunque los hindúes no creen en un dios todopoderoso, creen en la unicidad de la creación.
En la época de los Guptas y sus sucesores (300-700 a.C.), la gente ofrecía su devoción (bhakti) a Visnú o Siva y los brahmanes fueron perdiendo lentamente su papel como sacerdotes. Las enseñanzas morales enfatizaban la importancia de vivir según las reglas que los brahmanes continuaban desarrollando. Los pensadores dieron lugar a seis filosofías de la religión, el mundo y la vida. Todavía en la actualidad, el hinduismo abraza diferentes modos de adoración.

Budismo

El budismo, sin embargo, es una religión de un tipo muy diferente. Fue fundada por Siddartha Gautama (nacido en torno al año 563 a.C.). Éste procedía de una familia noble y creció en el lujo; pero no era feliz con esa existencia privilegiada y cuando tenía 29 años dejó a su familia para buscar el sentido de la vida. Tras muchos años de vagabundeo, comenzó a predicar. Llegó a ser conocido como el Buda (el iluminado) y enseñaba que el método para que la gente evitara el sufrimiento era dejar de desear cosas materiales. También ofreció ocho reglas para vivir que, de seguirse, traerían paz y calma.
El budismo era popular entre las castas más bajas y en las ciudades, puesto que la nueva religión era un modo que tenía la gente de evitar el rígido control de los brahmanes. El budismo se hizo muy popular por toda la India cuando el rey Ashoka se convirtió a él. Luego alcanzó Sri Lanka y el sureste de Asia y, posteriormente, China, Japón y Corea. No obstante, el budismo prácticamente desapareció de la India en el siglo xn, cuando fue invadida por los musulmanes.

¿Te ha sido útil este artículo?
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas
27 votos, 3,89 de 5 estrellas